​La huelga de jueces y fiscales obliga a suspender el juicio de la Audiencia Provincial programado para el martes

En el Juzgado de lo Penal número 2 sólo se celebrarán las vistas en las que los acusados se encuentren en prisión provisional


 1270364
1270364

La huelga de jueces y fiscales convocada este martes en toda España para reclamar al Ministerio de Justicia una mejora en sus condiciones laborales ha obligado a suspender el juicio de la Audiencia Provincial en el que un varón se iba a enfrentar a 12 años de cárcel por, presuntamente, abusar de su sobrina de forma continuada y a lo largo de cinco años.

También tendrán que ser reprogramados varios juicios que iban a celebrarse este mismo martes en el Juzgado de lo Penal número 2 de la ciudad. En este caso, fuentes judiciales han confirmado que sólo tendrán lugar las vistas en las que los acusados se encuentren en prisión prosional.

El paro al que los magistrados salmantinos han acordado sumarse está convocado por las cuatro asociaciones nacionales de jueces y las tres de fiscales. Reclaman unas cargas de trabajo saludables, la paralización de la “chapucera” implantación de la justicia digital, más autonomía del Ministerio Público, independencia del Consejo General del Poder Judical o la supresión de los magistrados designados por los parlamentos autonómicos, entre otras cuestiones, después de haber hecho cuatro paros parciales que empezaron el pasado 26 de abril y se han repetido cada jueves a lo largo de un mes

La huelga de jueces se produce 22 días después de que los siete colectivos judiciales pidieran de forma unánime la dimisión del ministro de Justicia Rafael Catalá tras sus polémicas declaraciones sobre el juez que emitió el voto particular en la sentencia de La Manada.

Abuso sexual

En el juicio de la Audiencia Provincial que se iba a celebrar este martes 22 de mayo y tendrá que reprogramarse por la huelga se iba a sentar en el banquillo Y.A.Q., un varón colombiano de 27 años acusado de un delito continuado de abusos sexuales a un menor.

El escrito de calificación del Ministerio Fiscal recoge que el acusado convivía regularmente en Salamanca con la víctima, su sobrina, que al comenzar los hechos tan sólo tenía 6 años. El varón presuntamente le realizaba tocamientos, llegando a penetrarla y a obligarle a que le realizara felaciones. Los abusos terminaron en 2013, debido a que ambos se trasladaron a ciudades distintas.

El acusado, además, ya ha sido condenado al menos una vez por agresión sexual y permanece en libertad provisional a la espera de juicio. De ser hallado culpable, podría cumplir una pena de 12 años de prisión y 5 más de alejamiento de la víctima.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído