Juzgan a dos hombres por abusar de una camarera en Pereña y pedirle que "enseñe las tetas"

Durante la vista oral, los dos acusados han negado tajantemente los hechos sucedidos presuntamente entre las 17:00 y las 18:00 horas del 4 de marzo de 2017, afirmando que en ningún momento se encontraban bebidos en el bar

 Juzgados salamanca colon 3
Juzgados salamanca colon 3

El Juzgado de lo Penal número 1 de Salamanca ha acogido en la mañana de este lunes, 3 de junio, el juicio contra E.A.G. y P.M.,, dos varones vecinos de Pereña que, en marzo de 2017, presuntamente abusaron de la camarera del hogar del jubilado de la localidad, tocándole el culo, pidiéndole que enseñara los pechos y llegando uno de ellos a bajarse los pantalones. 

Por todo ello, el representante del Ministerio Fiscal solicita en su escrito de calificación provisional una condena de un año y medio para E.A.G., y para P.M. una multa de 1.080 euros por un delito leve de coacciones.

Durante la vista oral, los dos acusados han negado tajantemente los hechos sucedidos presuntamente entre las 17:00 y las 18:00 horas del 4 de marzo de 2017, afirmando que en ningún momento se encontraban bebidos en el bar, que no la tomaron con la víctima haciéndole gestos y diciéndole frases obscenas y que en ningún caso ninguno de ellos le pidió que se bajara un poco la cremallera para enseñarles los pechos. De hecho, P.M. ha afirmado que fue ella la que, con la bandeja, rozó el trasero de uno de ellos.

Sin embargo, la víctima también ha sido contundente en sus declaraciones y, en algunos momentos entre lágrimas, ha explicado que los dos acusados son "personas conflictivas que te pueden meter en un problema" y que no pararon de meterse con ella. Según su testimonio, le dijeron cosas como: "¡qué guapa estás!", "te como el morro", "enséñanos las tetas", "te echo buenos polvos" o "estás amargada". Además, ha relatado que cuando uno de ellos le tocó el culo ella se giró y fue cuando se le rompió un vaso que llevaba en la mano, sufriendo una herida.

A preguntas de las distintas partes, la mujer también ha comentado que el bar estaba lleno de jubilados que en ese momento echaban la partida, pero que fue ella la que advirtió al presidente de la asociación de jubilados de lo que estaba pasando, y el hombre le pidió a los dos acusados que abandonaran el lugar. "Todos los mayores estaban viendo lo que pasaba, incluso algunos me hacían gestos, pero nadie se atrevía a hacer nada porque conocen a esta gente". 

El juicio finalmente ha quedado visto para sentencia. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído