​Juzgan a una mujer acusada de robar un bolso a punta de navaja y tratar de utilizar las tarjetas de crédito

El juicio ha quedado visto para sentencia con la petición del fiscal de cinco años de prisión

 Descienden un diez por ciento los despidos que terminan en los Juzgados
Descienden un diez por ciento los despidos que terminan en los Juzgados

El Juzgado de lo Penal número 1 ha acogido en la mañana de este lunes el juicio contra A.B.M.B., una mujer con antecedentes policiales acusada de robarle el bolso a una señora a punta de navaja y, posteriormente, tratar de sacar dinero de sus tarjetas de crédito.

Los hechos se remontan al mes de abril de 2016, cuando la víctima fue atracada en su portal, en un domicilio de la calle Moreruela por dos encapuchados que, navaja en mano, se llevaron su bolso. Las investigaciones policiales comprobaron que los asaltantes acudieron a una sucursal bancaria cercana, situada en la calle Valles Mineros, para intentar sacar dinero con las tarjetas de crédito, aunque no lo consiguieron porque no acertaron con el PIN y se las tragó el cajero.

Fruto de las investigaciones policiales y de un posterior registro realizado en una vivienda de la calle Astorga, los agentes identificaron a uno de los autores del atraco. Un joven que en el momento de los hechos era menor de 18 años y que, en un juicio ya celebrado, reconoció su participación en el robo y se encuentra internado en el centro de menores de Zambrana.

Por lo tanto, en la vista celebrada este lunes se dirimía si la identidad del segundo encapuchado era A.B.M.B., la madre del menor. La acusada negó en todo momento su implicación en el atraco, señalando que sólo había acompañado a su hijo a sacar el dinero porque, en aquel momento, se encontraba en un mal momento económico. La mujer señaló que su hijo le había comentado la procedencia robada de las tarjetas, pero que el segundo atracador era otro joven que en aquel momento residía con ellos en su vivienda.

El joven condenado, que ahora tiene 18 años, también confirmó a su amigo como compinche del atraco, exculpando a su madre. Sin embargo, señaló al representante del Ministerio Fiscal que, cuando intentó sacar el dinero del cajero con su madre, le dijo que eran las tarjetas de crédito de la tía de su amigo, y no que procedían de un robo.

La víctima, por su parte, relató lo ocurrido durante el atraco, explicando que por la voz no pudo precisar si se trataban de dos hombres o de un hombre y una mujer, pero que uno de los asaltantes era bastante más alto que el otro.

El juicio ha quedado visto para sentencia con la petición del Ministerio Fiscal de cinco años de prisión para la acusada. La defensa, por su parte, solicita la libre absolución al entender que en ningún momento la mujer ha sido reconocida como autora del robo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído