El mayoral acusado de fingir un asalto afirma que nunca ha dicho que los agresores se llevaran ganado

Los hechos sucedieron el 18 de marzo de 2015 en una finca de Cortos de la Sierra

 1280444
1280444

El mayoral de una finca de Cortos de la Sierra acusado de fingir un asalto ha negado, en el juicio celebrado en la mañana de este miércoles en los Juzgados de lo Penal número 1 de Salamanca, que los presuntos agresores que le golpearon ferozmente en la explotación se llevaran ganado. El joven ha respondido, a preguntas del representante del Ministerio Fiscal, que ese día acudió antes a su puesto de trabajo en la finca y fue atacado por al menos cinco encapuchados, que le pegaron y le colocaron una pistola en la cabeza. Sin embargo, ha explicado que en ningún momento le dijo a los agentes de la Guardia Civil que los asaltantes se hubieran llevado becerros, sino que "en el vehículo en el que huyeron, se escuchaban ruidos que podrían proceder de animales".

Tanto el representante del Ministerio Fiscal como el abogado de la acusación particular han preguntado a D.M.G. si conocía que en la finca había animales muertos, ya que fueron localizados por los dueños días después de los hechos. En este sentido, el acusado ha manifestado que en la finca no había animales muertos que previamente él no hubiera informado a sus jefes de su defunción. "Puede que hayan llevado después los cadáveres a la finca para culparle a mi", ha indicado.

Por su parte, uno de los dueños de la ganadería para la que trabajaba el mayoral, citado como testigo en el juicio, ha explicado que días después de los hechos iban a herrar a los animales, por lo que con total seguridad descubrirían que muchos animales habían muerto de inanición. El testigo, conocedor de la finca y con más de 40 años trabajando en el campo, ha indicado a la juez que es "imposible" que un asalto semejante no dejara huellas de ningún tipo, e incluso que la presunta banda pudiera subir a los becerros bravos con tanta rapidez a un vehículo y llevárselos para venderlos en el mercado negro. "Habrían quedado marcas de pezuñas en el suelo, y ya digo que es una labor verdaderamente complicada", ha reiterado.

El Ministerio Fiscal considera que el acusado simuló el asalto y solicita para D.M.G., de forma previa al juicio, una multa económica de 12 meses a 15 euros, la pena más alta estipulada para esta infracción.  

Los hechos

Los hechos sucedieron el 18 de marzo de 2015 en la citada finca, cuando D.M.G. fue encontrado malherido sobre las 08:30 horas por el alguacil de Vecinos, que dio aviso a la Guardia Civil del Puesto de San Pedro de Rozados. El joven relató al propietario de la finca que había sorprendido a un grupo de personas encapuchadas mientras subían ganado a un camión para llevárselo, y había recibido una brutal paliza.

El estado de shock en el que se encontraba la víctima, que apenas quería dar detalles de lo sucedido, así como las contradicciones de su relato, llevaron a los agentes de la Guardia Civil a sospechar de su comportamiento, ya que no encontraron pruebas fehacientes de que un camión hubiera accedido a la finca y mucho menos una banda de encapuchados.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído