La noticia adelantada por SALAMANCA24HORAS rápidamente se propagó a través de las redes sociales y teléfonos móviles. Al momento numerosos padres y abuelos con niños en la escuela infantil Guillermo Arce se acercaron hasta el lugar para conocer si sus hijos y nietos estaban entre los heridos.

El goteo de progenitores era constante, nerviosos, en busca de información entre la Policía Local y profesores del centro escolar que se encontraban a las puertas. Uno de los primeros en llegar al lugar fue el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, que confortó a los padres que iban llegando al centro hasta que esa tarea fue asumida por los profesionales que se desplazaron al lugar para brindarles apoyo psicológico.

En el interior de la escuela, la diputada de Bienestar Social, Eva Picado, ayudó a los trabajadores a ponerse en contacto, para tranquilizarlos, con los familiares de los alumnos que no se habían visto afectados. Al director del centro le correspondió la dolorosa tarea de avisar a los progenitores de los niños heridos en el accidente.  

"No es normal que se pongan a asar castañas con niños delante", afirmaba una mujer con un avanzado estado de ansiedad mientras se disponía a entrar a la escuela Guillermo Arce. "Si es que hay que tener mucho cuidado con el fuego, sobre todo si se trata de niños", comentaban algunos viandantes que se paraban junto a la zona acordonada por la Policía.

A pesar del incidente, se optó por no desalojar la escuela, pues se ha tratado de un hecho puntual con una clase, pero muchos padres han optado por llevarse a sus hijos. La actividad lectiva continuará el próximo lunes al ritmo normal, según confirmó el presidente de la Diputación, Javier Iglesias.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído