Continúa la búsqueda del hombre de 81 años, Isidro C.H., vecino de la calle Trébol de Garrido, que lleva desaparecido desde el pasado sábado. Desde entonces no ha dado señales ni se ha encontrado su rastro en los alrededores de La Aldehuela, donde se dirigía cuando lo vio por última vez un sobrino.

Según informaron fuentes familiares a SALAMANCA24HORAS, el hombre llevó el sábado por la tarde a su esposa a una boda, sobre las siete de la tarde, debiendo ir a recogerla una vez concluyó el baile, entre las diez y las once de la noche al hotel Emperatriz. Pero no se presentó, lo que extrañó a la mujer, ya que siempre es muy puntual. En compañía de una amiga y su marido, esperaron hasta las doce y media, pero al ver que no llegaba, la acercaron hasta su casa.

La mujer del desaparecido no tenía llaves, por lo que no pudo acceder al domicilio. Llamaron al timbre, a la puerta, pero nadie contestó. Incluso le extrañó que estuviera la venta abierta, como la dejaron al salir de casa. Regresaron al hotel de la boda, por si se hubieran cruzado por el camino, pero nada. Entonces decidieron los bomberos para poder entrar a la casa. Una vez dentro, la mujer comprobó que no se encontraba en el domicilio, no había comido allí y ni siquiera estaba su coche en el garaje. Tampoco se encontraba en casa de algún familiar, como su hija en Valladolid, o algún amigo que reside en otras provincias, ni en hospitales ni centros de salud.

Fue un sobrino quien lo vio por última vez el sábado por la tarde junto a La Aldhuela una hora después de haber dejado a su mujer, manifestándole que iba a dar un paseo hasta cruzar el puente por La Fontana. Y aunque se encontró al hombre con apariencia de desorientado, no le dio mayor importancia. Precisamente junto al parque apareció el domingo el coche del desaparecido, hasta el momento la única pista. En el momento de la desaparición llevaba chaqueta azul marino, camisa amarilla, pantalón gris y zapatos negros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído