Las calles y plazas del barrio Labradores han sido objeto en la madrugada de este viernes de una oleada de actos vandálicos en esculturas, edificios y mobiliario público. Destacan las esculturas de la plaza de Gabriel y Galán, junto a la biblioteca municipal, que han amanecido con compresas manchadas de rojo adosadas a la piedra. Además, nuevas pintadas 'decoran' el Mercado San Juan, las calles adyacentes y los bancos de la plaza Julián Sánchez El Charro.

El Ayuntamiento de Salamanca gasta anualmente al menos 93.000 euros al año para eliminar pintadas no autorizadas. Los operarios municipales, por su parte, vienen desempeñando un trabajo de limpieza en este sentido que alcanza las 130 actuaciones, que les han llevado al Puente Romano o la Plaza de San Román como zonas más afectadas por los vándalos que a golpe de spray pretenden tapar la belleza en sí misma de la ciudad de Salamanca.

 
El Consistorio ha aprobado recientemente la modificación de la ordenanza municipal de Limpieza Urbana y Gestión de Residuos, que endurece las sanciones por pintadas vandálicas con el objetivo de disuadir y penalizar más este tipo de comportamientos.Este texto normativo establece que las pintadas en Bienes declarados de Interés Cultural y edificios catalogados en el Plan General de Ordenación Urbana conllevarán una infracción muy grave y multa de hasta 3.000 euros, el doble que en la actualidad. Las pintadas en los bienes no catalogados situados tanto en el ámbito de la ciudad histórica y su entorno, como en otras zonas de la ciudad estarán consideradas como sanciones graves con multas de hasta 1.500 euros.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído