La Policía Local de Salamanca ha pillado este fin de semana a seis conductores bajo los efectos del alcohol, algunos de ellos ofreciendo resistencia e incluso huyendo por las calles de la ciudad para no ser interceptados. Uno ofreció un resultado mayor de 0,60, por lo que fue detenido y será juzgado por vía penal por un delito contra la seguridad del tráfico.

A las 12:10 horas del día 4, en el cruce de Reyes de España con San Pablo, los agentes vieron un coche dando volantazos y cambios bruscos de carril. Al intentarle dar el alto, su conductor huyó por la Gran Vía, donde fue interceptado. Se trata de D.S.H., de 28 años, quien ofreció una actitud desafiante a los policías. A las 06:00 horas fue un joven de 29 años, T.S.H., quien estaba derrapando por la glorieta de El Greco y saltándose los semáforos en rojo. El coche fue perseguido por Jesús Arambarri hasta llegar a Cabrerizos, donde fue interceptado en un camino de tierra. Se requirió a la Guardia Civil para que le practicara la prueba de alcoholemia, aunque dio menos de 0,60.

Quien sí superó este resultado, concretamente 0,67 y 0,71 en la segunda prueba de alcoholemia fue A.M.G., sorprendido en San Pablo hablando por el móvil y subido a una acera después de haber circulado en dirección contraria por la calle Miñagustín. Al ser parado por los agentes, le tiró a uno a la cara la boquilla con la que iba a realizar la prueba de alcoholemia, intentanto huir a pie. Pero fue detenido y trasladado a Comisaría. Además, dieron positivo una mujer 33 de años en Crespo Rascón a las 2:00 horas, un hombre de 42 años en la avenida de La Aldehuela a las 9:20 horas y un hombre de 46 años en la carretera de Ledesma a las 20:55 horas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído