Han pasado ya dos años y medio del accidente que conmocionó a toda la provincia salmantina la madrugada del 14 de agosto de 2011. Pasadas las 4.30 horas un coche irrumpía en la plaza de Casillas de Flores a gran velocidad y tras perder el control arrollaba a varias personas para finalmente empotrarse en la biblioteca del municipio. El fatal suceso se cobró la vida de dos personas, una joven francesa de 29 años y de un hombre de 44. Sin embargo tanto el conductor como resto de ocupantes salían ilesos.

Durante todo este tiempo el caso que lleva el Juzgado de Instrucción número 2 de Ciudad Rodrigo ha pasado por diferentes fases, y por ello la familia de la joven fallecida muestra su impaciencia porque se juzgue al autor de los hechos. SALAMANCA24HORAS ha hablado con el abogado de la acusación particular y asegura que el procedimiento se ha dilatado por varios motivos, el primero de ellos es la reconstrucción de los hechos, para lo que se ha tenido que utilizar una máquina única en España de la Brigada Especial de la Guardia Civil. A ello hay que unir la petición de más pruebas, la elaboración de informes, así como un recurso interpuesto por el acusado, que ha motivado el retraso en la instrucción.

Por su parte, la familia, que ahora ve cómo en un año se va a juzgar al autor de la muerte de una estudiante la madrugada de la Nochevieja Universitaria de 2012, ha querido mostrar su impotencia por la dilación del caso, "desde hace dos años y medio seguimos esperando y estamos indignados porque este chico está en Asturias haciendo su vida normal y jugando al fútbol en un equipo", aseguran.

Casi toda la famiilia de la joven fallecida reside en Paris y había acudido durante la época estival a las fiestas patronales. Fue precisamente por este hecho por lo que en la plaza del municipio había bastantes personas la noche del faltal accidente.

El abogado señala por su parte que aunque se han retrasado los plazos "entra dentro de lo normal ya que cada caso es diferente y lleva una instrucción" y destaca además la complejidad del caso en la reconstrucción de los hechos y en las pruebas periciales. De momento no hay previsión del señalamiento del juicio y continúa en tramitación.

Hechos

Los hechos se remontan a la madrugada del 14 de agosto de 2011 cuando dos turistas franceses de 29 y 44 años, que responden al nombre de Caroli y Christofer, fallecieron tras ser arrolladas por un vehículo en la Plaza Mayor de Casillas de Flores, según informaron fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 y la Guardia Civil de Tráfico. Los hechos se produjeron sobre las 4.30 horas cuando un BMW 335 se adentró en el ágora de la localidad, llena de vecinos debido a que ese fin de semana comenzaban las fiestas patronales del pueblo. El vehículo perdió el control, con fatal desenlace e importantes destrozos.

 
La joven se encontraba sentada en la Plaza cuando el coche, con dos vecinos de Avilés y otro de Madrid a bordo, se la llevó por delante, arrastrándola durante varios metros, al mismo tiempo que también arrollaba al hombre. El coche impactó contra otro, un Citröen, al que destrozó por la mitad, saliendo despedido contra la biblioteca del pueblo, donde colisionó para provocar un boquete de dos metros de ancho, todo ello mientras continuaba arrollando a los peatones.
 
Los ocupantes del vehículos resultaron ilesos, por lo que fueron interrogados por la Guardia Civil para esclarecer unos hechos que tiñeron de luto las fiestas del municipio. 

  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído