Roldán Armando Oyuela, el hondureño de 35 años enviado a prisión por el homicidio de Yolanda Jiménez en su vivienda del paseo de la Estación el pasado domingo, tiene un amplio historial delictivo durante los últimos tres años. Aparte de las denuncias por violencia machista interpuestas por la víctima, tiene pendiente un juicio por lesiones durante una borrachera en un bar.

Según han confirmado fuentes judiciales, la víctima y el detenido mantuvieron una relación sentimental en 2014, que habían reanudado en la actualidad pese a que la víctima lo denunció en junio de hace dos años por malos tratos. Incluso llegó a perseguirla por el portal del edificio donde entonces residían hasta violarla, según constaba en la denuncia entonces. Pero la víctima reculó y finalmente sólo se plantearon malos tratos.

El 16 de junio 2014 se celebró juicio rápido y en el mismo acto se dictó sentencia de conformidad por la que se condenaba a Roldán Armando a la prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 250 metros de la víctima y su domicilio, y a la prohibición de comunicar con ella por cualquier medio durante ocho meses, tiempo en el que no constó quebrantamiento alguno de dichas medidas. Además, fue condenado a 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad y a la privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante ocho meses. Hasta que el pasado domingo habría vuelto a reincidir.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído