Varios salmantinos, atrapados en Castilla-La Mancha durante horas por una avería en sus trenes debido al temporal de frío

Al menos dos mujeres llevan más de seis horas paradas en medio de la provincia de Albacete en una situación crítica. A la falta de electricidad se suma la situación de los baños, atascados, la cafetería cerrada, la falta de agua y el nerviosismo de algunos pasajeros que, pese a las recomendaciones, están fumando en el interior de los vagones. Los Servicios de Emergencia no pueden acceder al tren, que espera a ser remolcado por otra máquina. Sin embargo, la catenaria, congelada, lo impide. La misma situación viven otros salmantinos, parados en Cuenca e indignados porque Renfe haya permitido salir los trenes "sabiendo lo que estaba pasando" 

 Varios salmantinos, atrapados en Castilla-La Mancha durante horas por una avería en sus trenes debido al temporal de frío
Varios salmantinos, atrapados en Castilla-La Mancha durante horas por una avería en sus trenes debido al temporal de frío

Dos mujeres salmantinas, una de ellas de 92 años, han vivido una auténtica odisea a tan solo unos kilómetros de la localidad albaceteña de Almansa. Salieron de Alicante a las 14:45 horas con destino a Madrid. A los pocos minutos de su salida, cuando el tren circulaba por Villena, el pasaje fue desalojado “en mitad del campo” y reubicado en un AVE. Sin embargo, poco después, y a escasos kilómetros de Almansa, el tren de Alta Velocidad se ha detenido por lo que parece ser un fallo en la catenaria que está congelada debido a la fuerte nevada caída.

La situación se fue agravando con el paso de las horas y el nerviosismo del pasaje, en aumento. Así, pese a las recomendaciones de los empleados de Renfe, fueron muchos los viajeros que estuvieron calmando la ansiedad fumando en el interior del tren. La compañía aseguró a la Agencia Efe que todos los pasajeros estaban siendo atendidos a la espera de reanudar el viaje. La realidad, sin embargo, parecía bien distinta según el testimonio de las afectadas salmantinas.

A la escasísima información que recibían por parte de los revisores se sumaba el hecho de que el tren se había quedado sin agua, los aseos estaban atascados y la cafetería cerrada, lo que provocó un malestar aún mayor entre un pasaje en el que más de una persona daba ya síntomas de malestar y sufría mareos por la falta de alimentos y el estrés provocado por la situación.

La única solución para sacarlos del tren era ser remolcados por otra máquina hasta Almansa. La ausencia de electricidad sin embargo, lo impedía. Tampoco los servicios de emergencia pudieron acceder al lugar debido, al parecer, a la complicada orografía de la zona donde la máquina se ha parado.

A las once de la noche la situación daba un nuevo giro pues Renfe volvía a cambiar de tren a los pasajeros aunque 60 minutos más tarde, después de casi nueve horas detenidos, el convoy -tercero ya de este maratoniano viaje- no había avanzado ni un solo metro.

Salmantinos parados en Cuenca

Situación parecida vivieron otros pasajeros salmantinos detenidos en Cuenca. Al menos, eso sí, el Alvia en el que viajan después de un transbordo teníacalefacción. El tren en el que partieron de Madrid con destino a Alicante a las 17:45 horas, un AVE, sólo pudo avanzar hasta Albacete. Allí se detuvo durante más de dos horas hasta que Renfe decidió cambiar de tren a los pasajeros y desviarlos a Cuenca en el Alvia, donde seguían a la espera de ser trasladados hasta Valencia y de allí a Alicante en autobús.

La indignación de los pasajeros era enorme pues no entendían que, pese a conocer las dificultades que el tráfico ferroviario estaba padeciendo en Castilla La Mancha debido a las intensas nevadas desde las 15:00 horas, Renfe hubiera seguido permitiendo la salida de nuevos convoyes en los que más de un millar de viajeros, que se hacinaban de pie en los vagones, estaban pasando parte de una fría noche.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído