DÍA INTERNACIONAL DEL ASPERGER

Las relaciones con los demás y adaptarse a los cambios, los principales retos de las personas con Asperger

Socios de ASAS durante un taller
Las relaciones con los demás y adaptarse a los cambios, los principales retos de las personas con Asperger

Trabajar las habilidades sociales, tanto con los afectados como con sus familias, es fundamental para que mejore su situación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica el Síndrome de Asperger como un Trastorno Generalizado del Desarrollo Infantil, enclavado dentro del “espectro autista” y que tiene consecuencias adversas, aunque variables, para el desarrollo social, emocional y conductual del niño.

Este síndrome fue descubierto por Hans Asperger, pediatra, investigador, psiquiatra y profesor de medicina austríaco. Este doctor, que da nombre al síndrome, nació en 18 de febrero de 1906, razón por la que se escogió esta fecha para la celebración del Día Internacional del Asperge.

Con motivo de esta conmemoración, la Asociación Síndrome de Asperger y TGD de Salamanca (ASAS) ha elaborado un amplio programa de actividades durante toda la semana con la intención de dar visibilidad a este colectivo y concienciar sobre los retos a los que se enfrentan las personas afectadas por este síndrome.

Así, Zoila Guisuraga, una de las tres psicólogas de la asociación, ha explicado a SALAMANCA24HORAS que los principales retos a los que se enfrentan las personas con Síndrome de Asperger son las relaciones con los demás, así como tener empatía y suelen presentar problemas a la hora de flexibilizar y adaptarse a los cambios.

Por ello, trabajar las habilidades sociales, tanto con los afectados como con sus familias, es fundamental para que mejore su situación, según ha explicado Guisuraga, quien también ha puesto el acento en la necesidad de luchar por dar visibilidad a este síndrome porque “hay veces en las que se malinterpretan los comportamientos de estas personas”. Según la psicóloga de ASAS, hay que entender que si se comportan de manera diferente hay un porqué, “no para que se les sobreproteja, pero sí para que haya una comprensión diferente”.

En este sentido, también ha precisado la importancia de trabajar con los centros educativos para que sepan actuar con los niños que presentan este síndrome. “Les cuesta entender dobles sentidos y, por ello, a veces necesitan más tiempo en los exámenes, porque si las preguntas no son literales, les cuesta entenderlas”, ha explicado y ha subrayado que esto puede suponer que el estudiante no pueda poner a prueba todo lo que sabe en un examen.

Comentarios
Lo más