La librería salmantina que ‘se enfrenta’ a la censura

Imagen: Twitter de Letras Corsarias
La librería salmantina que ‘se enfrenta’ a la censura

Letras Corsarias decidió, como gesto simbólico y antes de que se emita la orden del juzgado de secuestrar el libro ‘Fariña’, llenar uno de sus escaparates con varios de los ejemplares. En la mañana de este sábado han vendido el último tomo que tenían

El pasado 21 de febrero, una jueza de Collado Villalba (Madrid) decidió acordar el secuestro cautelar del libro ‘Fariña’, obra del periodista Nacho Carretero que profundiza en la historia del narcotráfico gallego y que salió al mercado hace tres años.

El motivo fue la petición de José Alfredo Bea Gondar, exalcalde de O Grove, municipio de Pontevedra, y que aparece mencionado en el libro. Este demandó a Carretero y a la editorial, Libros del KO, por supuesta vulneración del derecho al honor.

Esta decisión creó una gran indignación en las redes, pero también entre todos los distribuidores. Es por ello que una librería charra, Letras Corsarias, situada en la plaza de San Boal, decidiese protestar de manera simbólica, como ellos mismos explican a SALAMANCA24HORAS, llenando todo un escaparate con ejemplares del libro.

Según uno de los responsables de Letras Corsarias, en ningún momento han pretendido llevar a la gente a equívocos, ya que “no es un gesto contra la censura porque no hay ninguna notificación por parte del juzgado de retirar el libro, así que ahora mismo venderlo es completamente legal”.

Así, decidieron realizar este “guiño cómplice”, según detallan, ya que Libros del KO es una “editorial afín” con la que trabajan y que promueve “un periodismo independiente” y que habían preparado una edición con 10.000 ejemplares dispuestos coincidiendo con el lanzamiento de la serie basada en el libro que está rondando Atresmedia.

Pero el problema reside en que “si se secuestra esa edición a una editorial tan pequeña, sin venderlos, se los llevan por delante”, lamentan los responsables de Letras Corsarias. Es por eso que varias librerías, entre las que se encuentra la charra, decidieron que “antes de que llegue esa notificación judicial que nos obligue a retirar el libro, tratar de vender los máximos ejemplares posibles para que no se les quedase la edición empantanada”.

“Vender 20 o 30 ejemplares de un título a nosotros no nos lleva a ningún sitio”

El responsable de Letras Corsarias remarca que entiende lo que supone la defensa del derecho al honor, pero recuerda que “estamos hablando de un libro que lleva tres años en el mercado con más de 9 ediciones vendidas”, por lo que le resulta todo “un poco incongruente” y le “recuerda a otras cosas”, por lo que desde el establecimiento decidieron “llenar el escaparate con un solo título como una llamada de atención”, aunque se ha vuelto un poco viral.

“No nos queda”, responde entre risas el responsable de la librería al ser preguntado por los ejemplares de ‘Fariña’. Era algo que ya se esperaban, puesto que hace tres días contactaron con el distribuidor para que les enviasen más ejemplares antes de que llegase la orden judicial.

Pero remarca rápidamente que no ha sido por un tema económico el hecho de tener este gesto, ya que “vender 20 o 30 ejemplares de un título a nosotros no nos lleva ni a un sitio ni a otro”, y es que fue el apoyo a la editorial y al distribuidor, así como a la libertad de expresión, el único motivo por el que decidieron tener tal gesto.

Un gesto que le ha servido para “tocar la tecla adecuada en el momento adecuado”, algo que ocurre ocasionalmente y al que no le dan “mayor importancia de la que tenemos en nuestras cuatro paredes”.

Creen que la venta se produce por el Efecto Streisand

El último ejemplar físico lo vendieron en la mañana de este sábado, nos detallan. Pero es que a lo largo de toda la mañana han ido llegando clientes solicitándolo, “y seguro que esta tarde va a estar gente pidiéndolo”, opinan.

Una venta que creen que se produce “por el Efecto Streisand”, ya que el libro no ha sido secuestrado aún. “En el fondo es gente de todo, que compra el libro como rebeldía, gente que compra el libro como curiosidad o que compra el libro movida por el morbo”, explica el responsable.

“Lo único que te podemos decir desde aquí es que nosotros lo leímos hace tiempo, cuando salió, y es un buen libro y una buena crónica”, sentencia el responsable de Letras Corsarias, antes de desear “que el asunto no vaya a más”. 

Comentarios
Lo más