La brecha salarial se acrecienta en la Tercera Edad

La brecha salarial se acrecienta en la Tercera Edad

Las mujeres cobran por jubilación, de media, casi 450 euros menos que los hombres. Esto se debe a que la gran mayoría no han podido acceder a un mercado laboral remunerado a lo largo de su vida, por lo que subsisten con la pensión no contributiva (apenas 450 euros)

Uno de los mayores problemas que se dan en la jubilación y que pasan más desapercibidos para toda la sociedad es la gran brecha salarial existente entre hombres y mujeres. Esta diferencia no deja de ser la continuación de la que existía cuando los ahora pensionistas eran trabajadores.

Y es que la gran mayoría de mujeres que ahora ya no trabajan no pudieron acceder en su día al mercado laboral remunerado, puesto que muchas de ellas se dedicaban a las tareas del hogar y del cuidado, tanto de sus hijos como de sus mayores. Y, si por algún casual lograban acceder a ese mercado laboral remunerado, lo solían hacer en situación de irregularidad, por lo que no cotizaban.

Esto ha hecho que, una vez jubiladas, muchas mujeres estén cobrando la pensión no contributiva, que asciende a 452 euros. “Las mujeres llevan trabajando gratis toda la vida”, recuerda a SALAMANCA24HORAS una de las portavoces de los ‘yayogaitas’ salmantinos, Julia Pareja.

Así, esta pensionista recuerda el caso de muchas amigas suyas y que, por suerte, ella no tuvo que vivir. Y es que ya por aquel entonces se dejaba de trabajar “porque tienes que cuidar a tus hijos. Luego cuando ya han crecido empiezas con tus padres”, explica Julia. Una situación que se sigue dando hoy en día debido al sistema de cuidados establecido en la cultura mediterránea.

“Al estado le sale baratísimo”, y es que después de que “se hayan cargado la Ley de Dependencia” ya no existen las ayudas que se daban antes para realizar “un trabajo que debería de hacer el Estado”, recuerda Julia. “Todo lo que signifiquen ayudas sociales y reconocimiento de trabajo no remunerado, se acabaron”.

Las mujeres perciben de media casi 450 euros menos que los hombres en la jubilación

Y es que Julia Pareja tiene razones objetivas para enfadarse, puesto que en el último informe de las pensiones emitido por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se constata que los hombres cobran más en la jubilación que las mujeres. De media, estas cobran 797,5 euros, mientras que la paga que reciben los varones alcanza los 1247,46 euros. Es decir, 449,96 euros menos.

Unas diferencias que aumentan especialmente entre los grupos de edad que sitúan el nacimiento en la época de posguerra, lo que significa que comenzaron a acceder al mundo laboral en la década de 1960, cuando España comenzó a vivir un pequeño desarrollo económico. Las pensiones que reciben hoy en día deja claro que fueron los hombres quienes accedieron al mercado laboral remunerado en su día, ya que las diferencias ascienden a más de 500 euros (los varones de entre 70 y 74 años cobran, de media, 520 euros más que las mujeres de ese grupo de edad). Pero Julia Pareja recuerda que cuando se ha hablado de esa brecha salarial en el Congreso “no había ni un solo miembro del gobierno, ni siquiera la ministra de Igualdad”.

No es la única constatación de que las mujeres salen más perjudicadas económicamente en la Tercera Edad. La otra gran problemática que afecta a muchas de las mujeres es en el momento que enviudan que, como recuerdan los yayogaitas, “empobrecen”.

Los datos son claros, y es que hay casi el mismo número de mujeres cobrando la pensión de viudedad que la de jubilación. Pero no es ese el problema, sino que al morir el marido, pierden una gran parte de los ingresos económicos que poseían como unidad familiar. Más de la mitad asiduamente, por lo que pese a cobrar más si pasan de una no contributiva a una de viudedad, su poder adquisitivo se reduce de gran manera, creándose así nuevas ciudadanas en riesgo de pobreza.

Por tanto, como recuerdan desde esta plataforma trasversal, esta brecha salarial es uno de los mayores problemas que hay que corregir. Y la solución la tienen clara, ya que sería subir todas las pensiones “hasta un mínimo de 1.080 euros”.

Comentarios