Las precipitaciones de los dos primeros meses del año siguen haciéndose notar en los embalses salmantinos

Las precipitaciones de los dos primeros meses del año siguen haciéndose notar en los embalses salmantinos

El agua embalsada crece en todos los casos salvo en Saucelle y en la mayoría la previsión es ascendente. La nieve caída, especialmente, ha sido clave para el aumento de los embalses

Ya se anunciaba el año pasado que la sequía que asoló la Península Ibérica estaba siendo un hecho inusual que parecía no se iba a repetir durante el actual. Y, de momento, así está siendo, como se deja ver en los embalses de la provincia salmantina.

Las precipitaciones caídas durante los dos primeros meses del año han logrado que el agua embalsada siga al alza en las últimas fechas. La nieve, sobre todo, y su deshielo, ha provocado que el porcentaje de capacidad siga creciendo, aunque se encuentre todavía lejos del volumen del año pasado y de la media de los últimos diez. 

De esta manera, los embalses salmantinos pertenecientes a la Confederación Hidrográfica del Duero se encuentran con un volumen de 222,8 hectómetros cúblicos de los 628 que puede albergar en total, poco más de un tercio de su capacidad. 

Sin embargo, esto supone un aumento de nueve hectómetros cúbicos en el último mes, principalmente gracias al embalse de Santa Teresa, que abastece de agua potable a numerosas localidades, entre ellas la ciudad de Salamanca, se encuentra al 38,4%, con 190,1 hectómetros cúbicos de agua, casi dos puntos por encima del registro en enero. 

También sigue su alza el embalse de águeda, que crece casi un 5% en solo un mes y sube por encima del 20% de la capacidad, aunque con apenas 4,9 hectómetros cúbicos. El que permanece casi inalterado es el de Irueña, que apenas crece en 0,2 hectómetros cúbicos hasta 27,8. 

Otros embalses de la provincia pero no pertenecientes a la CHD, en cambio, ha descendido en los últimos días y está en un 33,9% de agua embalsada, casi 897 hectómetros cúbicos. Su tendencia, eso sí, es ascendente y en los próximos días se espera un crecimiento. 

Sí crecen los otros dos embalses charros de los Saltos del Duero. Saucelle, también en tendencia ascendente, está al 98,1% de su capacidad, con 178 hectómetros cúbicos, mientras que Aldeadávila sigue aumentando sus niveles y acercándose a los habituales. Actualmente, se encuentra en 99,4% del total, creciendo en el último día por encima del 5%. El gran volumen de estos dos embalses se debe a que no están destinados al consumo y abastecimiento humano, sino que son utilizados para la producción hidroeléctrica.

Además, el embalse de Navamuño, perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) y que abastece a toda la zona de Béjar, que se encuentra al 38,78 % de su capacidad, también una mejor situación en comparación con el enero de 2017.

Comentarios
Lo más