Tener la música demasiado alta le cuesta una multa de 150 euros

Tener la música demasiado alta le cuesta una multa de 150 euros

Una vecina de la plaza de Trujillo superó en nueve decibelios lo permitido, hecho que está calificado como falta muy grave

El problema de ruidos, normalmente, se suele dar por las noches cuando gente joven realiza fiestas en casa que causan problemas de convivencia, especialmente a aquellos vecinos que desean dormir como ha ocurrido en Salamanca en numerosas ocasiones.

Sin embargo, estos también pueden darse por la tarde, con el sol todavía haciendo su aparición y por el mero hecho de escuchar música. Si esta está a un volumen alto, las consecuencias pueden ser las mismas a pesar de que el nivel de debibelios permitidos en estas horas es mayor.

Esto es lo que le ocurrió a una vecina de la plaza de Trujillo. Según recoge el Boletín Oficial del Estado, el Ayuntamiento le ha multado con 150 euros después de que en las mediciones realizadas a finales del pasado año desde una casa contigua, los decibelios se pasaran por nueve de lo permitido, hecho que supone una infracción de carácter muy grave.

Así, el mero hecho de escuchar música a un volumen inusual le acabó costando a esta vecina de San Isidro 150 euros, si bien la multa podría haber llegado hasta los 3.000 euros. 

Mientras, también en el Boletín Oficial del Estado se recoge otra sanción por los mismos hechos, en este caso por una de esas fiestas nocturnas, acontecida en la Rúa Mayor. La multa aquí, pese a superar también en nueve decibelios lo permitido, le costará a una estudiante el doble, 300 euros. 

Comentarios