Los cortacinos de Salamanca se asocian ante la preocupación por la regeneración y reforestación de las dehesas

Los cortacinos de Salamanca se asocian ante la preocupación por la regeneración y reforestación de las dehesas

Aseguran que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta está tratando de imponer una nueva forma de poda en las dehesas de la provincia que amenaza cientos de familias y pone en peligro la supervivencia de las propias encinas

En la jornada de la semana pasada organizada por ASFOSA (Asoc. Forestal de Salamanca) y el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca se trataron temas concernientes a la regeneración y reforestación de las dehesas claramente envejecidas.

Sin embargo, la Asociación de Ganaderos ’19 de abril’ asegura que “la normativa que prohíbe las podas en ramas de diámetro superior a 15 cm es desacertada en el arbolado de esta provincia por sus características en cuanto a la forma, diámetro y superficie que ocupan”. Criticaron a su vez al presidente de ASFOSA, quien se posicionó “a favor de la Administración”. Además, explican que tanto propietarios como profesionales no tuvieron la oportunidad de estar presentes en la mesa de ponentes y expresar su opinión.

Aseguran que la aplicación de esta norma “conducirá al abandono del arreglo de los árboles o a que se reduzcan considerablemente las podas, ello implicaría la desaparición de los profesionales y daños irreparables en el arbolado que tantos años, esfuerzo y dinero ha costado conseguir”.

Por eso, un centenar de cortacinos de diferentes municipios de Salamanca se reunieron este domingo por la tarde en el salón de plenos del Ayuntamiento de Matilla de los Caños del Río para poner en común sus puntos de vista ante la nueva normativa de la Junta y León. En ese encuentro coincidieron en que “las normas dictadas desde los despachos son imposibles de llevar a cabo en el campo por razones prácticas y porque suponen una grave amenaza para los propios encinares”.

Los trabajadores del monte tildaron esta nueva norma como un auténtico “disparate” cuyas consecuencias son imprevisibles tanto social como ecológicamente: “enviará al paro a los pocos centenares de profesionales que quedan en la provincia, muchos ejemplares sucumbirán a las nevadas o a los fuertes vientos por culpa del peso de sus ramas y se pondrá fin a una de las pocas fuentes renovables de riqueza que fijan población en los pueblos salmantinos.

Los cortacinos eligieron siete representantes para constituir la asociación, que también contará con la presencia de propietarios de fincas, los cuales se niegan a aplicar las nuevas normas de la Junta en sus árboles. Una vez creada, cortacinos y propietarios barajarán la necesidad de movilizarse y analizarán las consecuencias de las nuevas directrices de poda para cuantificar el daño que causarán a las dehesas y al propio mundo rural. Además realizarán un análisis jurídico y otro técnico de las nuevas medidas impuestas por la Junta de Castilla y León, que exceden lo dispuesto en el Anexo I de la Orden FYM/985/2014 de 5 de noviembre.

Comentarios
Lo más