La Universidad Pontificia apuesta por las iglesias jóvenes de América Latina y África

La Universidad Pontificia apuesta por las iglesias jóvenes de América Latina y África

Colombia, Ecuador, Madagascar, Costa de Marfil, Haití, Perú, Camerún, Brasil y Costa Rica son los países de los que proceden los alumnos que cuentan con una Beca de Cooperación Eclesial este curso académico en la UPSA

La Universidad Pontifica de Salamanca ha otorgado, un año más, sus Becas de Cooperación Eclesial, dirigidas en este caso a iglesias jóvenes de América Latina y África, más concretamente de Colombia, Ecuador, Madagascar, Costa de Marfil, Haití, Perú, Camerún, Brasil y Costa Rica.

El vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria, Jacinto Núñez Regodón, se ha encontrado con los alumnos becados, procedentes de esos 11 países.

Estas becas se conceden a sacerdotes, y excepcionalmente laicos, de diócesis de Latinoamérica y África para que puedan hacer estudios de licenciatura o doctorado preferentemente en las facultades eclesiásticas de la UPSA (Teología, Derecho Canónico y Filosofía), aunque también se conceden para otras facultades.

Estas ayudas cubren, con un importe aproximado cada una de ellas de 9.000 euros, los gastos de la matrícula, así como los de alojamiento, manutención y seguro médico durante un plazo de tres o cuatro años (en función de la titulación que cursen los alumnos).

El vicerrector ha anunciado que el próximo curso aumentará la oferta hasta 18 becas, “con el propósito de conseguir para los próximos años un total de 30 becas por curso académico”. Para ello, la Universidad creará próximamente la Asociación de Amigos de la UPSA, “con la confianza de que muchas personas tendrán la generosidad de aportar a ese fondo”.

Por su parte, Francisco García Martínez, director del Colegio Mayor ‘Santa María’, donde residen durante sus estudios, ha explicado el objetivo de la beca, que “trata de dar respuesta a proyectos concretos y a formarse en los estudios que se necesitan para que los proyectos eficaces”.

Los fondos de estas becas proceden de una partida presupuestaria específica de la UPSA, así como de la Fundación Emaús (de la propia Universidad), y de las aportaciones de otras entidades como la Fundación P. Juan Sánchez, la Fundación Vargas Zúñiga, la Fundación Carmen Careaga, la Fundación Luna Terrero, y del Banco Santander.

Entre los 14 alumnos que están disfrutando de estas ayudas, es llamativo el caso de Faustin Bonobel Sambaga Ngon, procedente de Camerún y que cursa el Doctorado en Filosofía, tiene el proyecto de ser profesor en la Universidad Católica de las diócesis de África Central, así como en la Universidad Pública de su país. Según Faustin, la UPSA “me ha permitido desarrollar muchas cosas a nivel académico y personal”. “He disfrutado mucho con los servicios que proporciona y especialmente con los profesores, que siempre están disponibles para los alumnos”.

El proyecto que le encargó la diócesis de Haití a Jean Gregoire Tattegrain, alumno de Comunicación Audiovisual, se centraba en crear una radio que sirviera como herramienta eficaz para la evangelización. Jean, que lleva estudiando tres cursos, recuerda los inicios duros del primer año porque “no conocía el idioma ni la cultura española. Este alumno destaca la riqueza intercultural entre los compañeros becados.

El caso de Gustavo Adolfo Fuentes Gómez es distinto. Este hondureño, que cursa Derecho Canónico, vino a la Universidad, con el objetivo de formar parte de un Tribunal Eclesiástico de su diócesis. Para Gustavo Adolfo, este tiempo en la Universidad “ha sido una experiencia muy positiva y me ha enriquecido a nivel personal y espiritual”. 

Comentarios
Lo más