El salario medio de la región, entre los cinco más bajos de España

El salario medio de la región, entre los cinco más bajos de España

En Castilla y León el sueldo medio es de 1.466,68 euros por encima, sólo, de Galicia, Canarias y Extremadura

La nómina de los castellanos y leoneses se encuentra entre las cinco más bajas de todas las comunidades autónomas, tan solo por encima de Galicia, Canarias y Extremadura. En concreto, la cifra del salario medio de los trabajadores de la región es de 1.466,68 euros, según muestran las últimas estadísticas de Adecco, referidas a la actividad profesional de 2016.

Esta cantidad se encuentra por debajo de la media total de comunidades, situada en 1.636 euros y que dista bastante del sueldo de los madrileños, que encabezan la clasificación y cobran una media de 1.941 euros mensuales.

Pero el sueldo es solamente uno de los factores que influyen en la calidad de vida de los ciudadanos. Por una parte, hay que tener en cuenta el coste de la vida en el lugar de residencia. Aunque es un concepto complejo de analizar, estudios como el realizado por catedráticos de la Universidad Pompeu Fabra en 2015 muestran que Castilla y León es una de las comunidades autónomas más baratas para vivir.

En el análisis se tienen en cuenta aspectos como el coste de la vivienda o el precio medio del menú de los restaurantes. Dentro de esta comunidad, las tres ciudades más caras son, de mayor a menor, Burgos, León y Salamanca, tal y como refleja la web Expatistan, especializada en el análisis del coste de vida a nivel internacional.

Cómo conseguir ahorrar

Otro de los puntos fundamentales para tener una vida sin ahogos económicos es gestionar adecuadamente los ingresos mensuales. Desde el comparador HelpMyCash.com, los expertos sugieren organizar un presupuesto basado en la regla del 50/30/20. Destinar un 50 % del sueldo a los costes fijos como vivienda y comida, un 30% a los variables como comprar caprichos, comer fuera de casa, etc. y un 20 % de los ingresos al ahorro.

Además se puede ahorrar rentabilizando ese porcentaje destinado al ahorro a través de ciertos productos bancarios. Por un lado, se pueden usar cuentas remuneradas, ya sean de ahorro o corrientes con rentabilidad. Por el otro, quienes ya dispongan de cierta cantidad de dinero ahorrada pueden apostar por invertirla en un depósito a plazo fijo.

Comentarios
Lo más