ILEÓN.COM

Justo, Conchi y Laura: una familia leonesa de hierro

Justo, Conchi y Laura: una familia leonesa de hierro

Una pasión por el deporte compartida y vivida en familia, que este domingo hará que los tres deportistas corran la X Media Maratón de León, que se celebra con tres pruebas de 21, cinco y dos kilómetros. Ellos se presentan a la más exigente




Justo y Conchi son los padres de Laura, y los tres forman el mejor equipo de entrenamiento que se pueda imaginar. Se entienden, se ayudan, se apoyan, porque eso es lo primero y lo más importante. Luego viene todo lo demás, las que pasan juntos corriendo sobre el asfalto, los kilómetros que recorren para llegar al destino donde desafiar una nueva prueba, e incluso el tiempo que le roban a todo lo demás para no perder la disciplina de su rutina. Una pasión por el deporte compartida y vivida en familia, que este domingo también les hará correr la X Media Maratón Capital Gastronómica Auto Palacios, que se celebra con tres pruebas de 21, cinco y dos kilómetros. Ni que decir tiene que ellos se presentan a la más exigente.

Justo García, 'you are an ironman'

Justo, a punto de cumplir los 60, lleva 14 años preparando y participando en pruebas de triatlón. "Empecé porque antes competía sólo en bicicleta y acabé un poco harto de entrenar solo en ciclismo y decidí dar el paso y cambiar", confiesa el leonés, que no esconde que aunque le gusta mucho la bici y nadar nunca le ha gustado correr.

3,86 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y otros 42,2 de carrera a pie. Justo García es ya uno de los nombres que se pueden escribir dentro del grupo de los atletas que han superado la prueba más exigente del triatlón, el Ironman. Entre sus recuerdos guarda con especial cariño el de Zurich, del pasado 30 de julio de 2017, una prueba deportiva que le marcó mucho.

"Acabar estas pruebas tan extremas y duras me proporciona mucha satisfacción. No voy a hacer tiempos, el reloj no me importa, para mí lo importante es llegar, y disfrutarla", apunta quién también ha participado en campeonatos de España consiguiendo algún que otro galardón en su categoría.

Justo reconoce que tuvo que abandonar en Vitoria, a pesar de que es otra de sus preferidas. "La que más me ha gustado ha sido la carrera de Vitoria, es impresionante; el ambiente que hay, pasar allí esas horas que estas 'sufriendo'". Una afición que sigue alimentando, ya que ahora está inmerso en la preparación de otro triatlón en Peñíscola, un Half Ironman en abril, y en julio volverá a correr la de Vitoria.

Concha, apasionada del running

Concha se metió en este mundo del deporte por su marido, ya que al acompañarle en sus entrenamientos terminó por aficionarse ella también. "Siempre ha corrido detrás de mí, hasta de joven", bromea Justo con mucha complicidad entre ambos. "Me apunté a la Escuela de la Universidad, y allí formamos un grupo de gente con los que salía a correr los fines de semana y participábamos en todas las carreras que podíamos", comenta Concha, que ya lleva cerca de 14 años corriendo.

El gran aliciente de correr en familia

En el caso de Laura, todo comenzó casi de casualidad, al tener que prepararse unas pruebas físicas para una oposición que está estudiando. "A mí me aporta mucho que ella salga a correr con nosotros y que le guste tanto. Pensé que se iba a cansar, pero se aficionó", declara Justo, a lo que su hija le contesta que para ella también significa mucho.

"Yo no había corrido en mi vida, y ellos son mi impulso, me han aportado muchísimo. La experiencia es un factor muy importante y mis padres me han enseñado todo lo que saben: 'haz series, haz cuestas...', me ayudan en todo".

Los tres han participado juntos en varias carreras, como 'Los 10 kilómetros de La Virgen', 'Los 10 kilómetros Universitarios', y 'La carrera de la Mujer' las dos chicas, este domingo volverán a hacerlo con la media maratón. Aunque para Justo no es una prueba dura -le sirve de entrenamiento para otras más largas- para Conchi y Laura sí que es exigente. Para la hija es la primera vez que se somete a estos 21 kilómetros, por lo que su objetivo es simplemente acabarla y bajar de las dos horas.

Su madre, que ya ha corrido esta misma prueba más veces, incluso un maratón, le aconseja "que salga tranquila, que no se acelere al principio para no fundirse antes de llegar al kilómetro 10". "Sobre todo que lo disfrute y lo acabe", le dice su madre. "Lo duro es el entrenarlo, el día de la carrera vas a disfrutar. Hay gente que va a hacer tiempo; para nosotros tiene otro sentido: es un día que cortan la ciudad para ti", añade su padre.

Familia que entrena unida... permanece unida.

Comentarios
Lo más