La Hermandad del Silencio volverá a representar la devoción de Pizarrales el Sábado Santo

La Hermandad del Silencio volverá a representar la devoción de Pizarrales el Sábado Santo

Una de las procesiones con el trazado más largo de cuantas recorren la ciudad protagonizará la tarde del Sábado Santo con la ilusión de cada año. Así lo reconoce su hermano mayor, Agustín Martín, que enfatiza la importancia que tiene para los hermanos su vivencia interior y durante todo el año, en relación con la cita más importante del año para la Hermandad

La Hermandad del Silencio es la hermandad de barrio por excelencia en la ciudad de Salamanca. Desde que se fundara, en 1986, mantiene una vinculación muy fuerte con Pizarrales que se hace patente cada tarde de Sábado Santo cuando se constituye en cofradía en la Parroquia de Jesús Obrero. A las cinco de la tarde, miles de personas llenan las calles aledañas al templo para detenerse un instante y orar ante el Cristo de la Vela y Nuestra Señora del Silencio antes de que se pierdan en un mar de capirotes rojos hasta el centro de la capital.

Agustín Martín es el Hermano Mayor de la cofradía y afronta una nueva Semana Santa con la ilusión de siempre, aunque con la tranquilidad que le da tener muchos años de experiencia en el cargo, sin descuidar la meteorología, pues cabe recordar que históricamente la Hermandad del Silencio no ha sido respectada por las condiciones climatológicas y en la última década no han sido pocas las veces que han tenido que quedarse en casa o acortar su recorrido.

Sin embargo, este año no se espera mal tiempo, y tampoco habrá grandes novedades, ya que lo que busca esta Cofradía es “mantenerse todo el año, y trabajar en nuestro ámbito, que es Pizarrales”, cuenta Agustín Martín.

Y es que la del Silencio es una Hermandad con fuerte arraigo en el barrio Pizarrales y conserva un especial vínculo con sus vecinos. De hecho, comenta el Hermano Mayor a SALAMANCA24HORAS, forman parte del Consejo Social del Barrio, donde están representados todos los organismos de este, con el fin de “aportar todo granito de arena donde podemos”.

Y es que la Hermandad del Silencio está “muy contenta con la acogida del barrió”, según afirma Agustín Martín, y cumplen un año más el objetivo de “mantenerse, que parece que no es nada, y es importante”. Este año también se mantiene el número de hermanos, cerca de 480, una cifra por la que siempre oscilan.

Además, distintos miembros de su Junta Directiva compaginan funciones en la asociación Muníbar. “La relación con el barrio es muy agradable, además nos precisamos a menudo mutuamente y la convivencia es muy agradable”, reconoce Agustín Martín.

La procesión de este 2017 no presenta excesivas novedades, más allá del remozado del paso y de la puesta a punto de cada uno de los elementos que saldrán a la calle. “Lo importante de nuestra hermandad no es lo que se en la procesión, sino la vivencia interior y la vivencia de cada uno durante todo el año”, sugiere el hermano mayor, que no obstante reconoce que cada año intentan renovar la decoración de los pasos.

EN DETALLE

NOMBRE: Hermandad del Silencio.

AÑO DE FUNDACIÓN: 1986.

HÁBITO: Los nazarenos visten túnica negra, escapulario bordado con el emblema de la hermandad y capirote (hermanos de cirio) y esclavina (hermanos de paso y niños) en color rojo.

PASOS: Santísimo Cristo de la Vela (Anónimo, S. XX), Nuestra Señora del Silencio (Enrique Orejudo, 1990) y La Palabra (Enrique Orejudo, 1988).

PROCESIÓN: (SÁBADO SANTO, 17:00) Parroquia de Jesús Obrero, Carretera de Ledesma, Valverdón, Avenida Villamayor, Plaza de la Fuente, Santa Teresa, Plaza de los Bandos, Zamora, Plaza Mayor (atravesándola por el centro), Plaza del Poeta Iglesias, Quintana, Plaza del Corrillo, Íscar Peyra, Prior, Plaza de Monterrey, Bordadores, Úrsulas, Arriba, Plaza de la Fuente, Avenida Villamayor, Valverdón, Carretera de Ledesma y Parroquia de Jesús Obrero.

Comentarios