Endrinal acoge la segunda de las jornadas informativas por el malestar de la norma de podas

Un momento de la reunión que mantuvieron propietarios y profesionales con Asfosa en Endrinal
Endrinal acoge la segunda de las jornadas informativas por el malestar de la norma de podas

Desde la organización ’19 de Abril’ están convencidos que la aplicación conducirá al abandono y el envejecimiento de los árboles

La localidad de Endrinal acogió esta semana un nuevo encuentro de propietarios y profesionales organizado por la ‘19 de Abril’ que ha generado un gran interés y ha contado con la presencia del Presidente de ASFOSA, Jesús Castaño. Éste ha expuesto su criterio en relación al porqué de la norma de la poda. A su juicio, es un criterio técnico basado en el beneficio del árbol y de la bellota, poniendo como ejemplo la normativa de Andalucía o Extremadura a pesar de reconocer que, la formación de las encinas en Salamanca es diferente a otras.

Si la formación del arbolado es diferente su trato también debe ser diferente. Hasta ahora se ha responsabilizado al presidente de ASFOSA de las opiniones a favor de la norma, pero el tiempo transcurre sin que la Junta Directiva de esta Asociación diga si comparte tal opinión.

Desde la ’19 de Abril’ están convencidos que la aplicación conducirá al abandono y el envejecimiento de los árboles, los propietarios y profesionales que asistieron a las jornadas organizadas llegaron a las siguientes conclusiones:

1. “Somos conscientes del envejecimiento general del arbolado de las dehesas y la importancia en la conservación y mantenimiento de sus montes (encinas, robles, alcornoques, quejigos)”.

2. La prioridad debe ser siempre el árbol, su formación, conservación y mantenimiento. No la obtención kilos de leña. Por la importante contribución del arbolado al medio ambiente es necesario que exista colaboración entre Administración y propietarios.

3. “Entendemos que la formación realizada durante generaciones en los árboles de nuestra provincia hace inviable la prohibición de cortar ramas de diámetro superior a 15 centímetros”. La aplicación de la norma conducirá al abandono del arreglo de los árboles o a que se reduzcan considerablemente. Supondrá la desaparición de los profesionales y daños irreparables en los árboles que tantos años, esfuerzo y dinero ha costado conseguir.

4. El envejecimiento y muerte de nuestros árboles se debe en gran medida al cerambyx sin que nada se esté haciendo al respecto. Observando los robledales es fácil comprobar como muchos de ellos, siendo relativamente jóvenes y sin haberles realizado ningún tipo de poda, están completamente huecos a consecuencia del insecto.

5. Los árboles que ya están formados (adultos) deben seguir podándose de la forma tradicional (desmoches y olivos) durante tiempo indefinido. La normativa debe eliminar la prohibición de podar ramas de un determinado diámetro. Cada árbol es diferente y debe podarse de acuerdo a sus necesidades no a normas fijadas y a prohibiciones establecidas sin demasiado criterio. Sirva como ejemplo la diferencia entre una encina de 100 años y una de 500. Existiría la posibilidad de ir formando los árboles jóvenes en base a las exigencias de la normativa.

6. Tras la presentación de las solicitudes/comunicaciones de aprovechamientos de cortas y podas para su autorización, los forestales deberían comprobar en campo, previo al inicio de los trabajos, si es aconsejable no realizar desmoche en alguno de los árboles, señalizando e indicado el tipo de arreglo que se debe hacer.

7. Si se considera que la aplicación de algún producto puede favorecer el sellado/cicatrización de los cortes, debería ser utilizado.

8. Los técnicos forestales deben jugar un papel muy importante asesorando y controlando las podas y la formación de los árboles jóvenes.

9. Las ayudas de Medio Ambiente deben priorizar los olivos, la regeneración, la reforestación (importante permitir que se realice en zonas arboladas y sin marco de plantación), la protección de árboles jóvenes, etc. Dada la importancia que estos aspectos tienen para el medio ambiente y para la conservación de las dehesas y montes, debería valorarse la posibilidad de llegar a un mayor número de beneficiarios, aunque pueda suponer que el propietario asuma parte del coste.

10. Esencial la eliminación de las sanciones impuestas como consecuencia de la aplicación de la norma en cuanto a la prohibición de los 15 cm de diámetro. Por otro lado, mantener el control/vigilancia por parte de la Administración para la realización de los trabajos correctamente es fundamental para la formación, conservación y mantenimiento zonas arboladas.

Tras esta jornada se acordó esperar unos días con el fin de que pueda iniciarse un diálogo entre las partes interesadas que permita buscar soluciones, transcurrido el cual, si no hay avances, se optará por realizar nuevas jornadas informativas.

Comentarios
Lo más