DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJO DOMÉSTICO

​El sector del empleo doméstico, un mercado ‘sumergido’ y feminizado

​El sector del empleo doméstico, un mercado ‘sumergido’ y feminizado

Cerca del 30% de las empleadas del hogar trabajan sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, formando parte de una “economía sumergida” pese a ser un sector en expansión. Además, no poseen régimen especial, por lo que se tienen que acoger al general


El mercado del empleo doméstico y de tareas de cuidado no es sólo un sector de carácter muy feminizado, sino que también forma parte en una gran mayoría de la economía sumergida nacional. Y es que, según datos, cerca del 30% de las empleadas del hogar trabajan sin contrato, unas cifras que también afectan a Salamanca.

Charo Yuste, técnica de Empleo de Cáritas Salamanca, comenta a SALAMANCA24HORAS que “hay muchas empleadas de hogar que siguen sin tener un contrato”, por lo que se encuentra “trabajando en una economía sumergida”, algo muy habitual en este sector, ya que “es un hecho que se está dando”.

No sólo eso, sino que muchas de esas trabajadoras sin contrato se encuentran “condiciones por debajo de lo que está estipulado legalmente”, algo que también afecta a muchas de las empleadas con contrato, como comenta Charo Yuste. Y es que muchos de los empleadores “tienden a contratar horas sueltas” que, de manera habitual, “se dan en la misma franja horaria”.

Este horario de más de labores “suele ser por las mañanas, que es cuando se da una necesidad en los hogares”, lo que termina en un exceso de trabajo asumido siempre por las empleadas, que cumplen con más horas de las que tienen estipuladas en el acuerdo alcanzado y que no pueden reclamar al no tener contrato.

Así, una regulación para que todas las empleadas estuviesen dadas de alta se antoja fundamental, y será una de las reivindicaciones de la concentración que tendrá lugar este martes y que ha sido convocada por la Mesa de Empleadas del Hogar. Una necesidad de las que “las entidades sensibilizamos muchísimo”, detalla la técnica de Cáritas, quien además afirma que los empleadores están cada vez más concienciados “por el propio riesgo de que pase algo en casa”.

Y es que, como recuerda Charo Yuste, el de las empleadas del hogar “es un sector económico en expansión” la que las propias condiciones demográficas del país y de la propia ciudad de Salamanca son las que son, con cada vez un mayor porcentaje de la población en la Tercera Edad y con el requerimiento de cuidados.

Además, al no dar muchas oportunidades Salamanca, muchas de estas personas mayores “tienen a sus familiares directos o a los hijos trabajando fuera”, por lo que las empleadas del hogar se convierten así “en una figura importantísima”, ya que cubre todas las necesidades. Sin embargo, se encuentran “con todas esas circunstancias” negativas, lo que provoca que “no se les dé valor”, pero como bien recalca, “sin ellas no funcionaríamos el resto”.

Una mayor regulación de las trabajadoras internas, otra de las reivindicaciones

Charo Yuste también cuenta a este medio que otra de las reivindicaciones que hace la Mesa de Empleadas del Hogar es una mayor regulación y estudio de “la figura de empleada interna”, que al estar “asociada al cuidado de personas mayores” se convierte en un trabajo “muy duro”.

Por ello, las asociaciones reclaman unos mejores criterios económicos así como unos pluses de nocturnidad y de presencia, ya que actualmente estas empleadas gozan de 36 horas de descanso seguidas más cuatro horas diarias, “dos de libre disposición y dos para las comidas principales”, lo que termina resultado en un trabajo agotador.

De igual manera, también solicitan una legislación de criterios económicos para las empleadas del hogar, ya que actualmente están acogidas al régimen general, por lo que cobran el Salario Mínimo Interprofesional, es decir, como cuenta Charo Yuste, por 40 horas trabajadas recibe 735,9 euros, con un total de 14 pagas anuales. Lo que se busca, con un Real Decreto, es que se instauren las prestaciones en especie, por alojamiento y por manutención.

Una jornada, la del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que la Mesa de Empleadas del Hogar vienen celebrando “desde hace años intentando reivindicar el empleo digno y que se equipare al resto de trabajadores”, recuerda la técnica de Cáritas, que también explica que este año se ha adelantado la celebración del día (es el 30 de marzo) debido a que “coincidía con Semana Santa”.

Así, a las 18:30 horas, en la plaza del Liceo, hay convocada una concentración que reunirá a todas las asociaciones convocantes y que forman parte de la Mesa y que tienen una serie de reclamaciones que no se cumplen, pese a que las llevan solicitando desde hace años.

Una de ellas es la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, que fue propuesto hace cinco años por el Congreso de los Diputados y que España, a día de hoy, continúa sin firmar. Por ello, seguirán “reivindicando los derechos” de las empleadas del hogar “hasta que alcance el mismo estatus que cualquier otro trabajador”.

Porque debido a que se acogen a ese régimen general y no a uno especial, cuando estas empleadas se quedan sin trabajo “no pueden cobrar ninguna prestación por desempleo”, según asegura Charo Yuste, que sentencia que “con todas esas reivindicaciones no concentraremos en el Liceo”.

Comentarios
Lo más