OPOSICIONES DE DOCENCIA

Los opositores que se presentan por primera vez ven frustrantes los cambios de criterio que benefician a los interinos

Los opositores que se presentan por primera vez ven frustrantes los cambios de criterio que benefician a los interinos

“La solución no consiste en facilitar que consigan la plaza y que los nuevos nos quedemos fuera”, apunta una opositora

A partir del próximo mes de junio Salamanca acogerá las oposiciones de docencia, muy esperadas por los opositores, pero que llega en un ambiente de división en torno a los nuevos criterios de evaluación que dan un mayor peso a la fase de concurso y a la experiencia, beneficiando a sí a los interinos por encima del resto de opositores.

Para aquellos que concurren por primera vez a estas oposiciones, estos cambios son “frustrantes” y “profundamente injustos”, tal y como han apuntado algunos de ellos a SALAMANCA24HORAS.

Así, aunque reconocen que hay un "tapón" y una “enorme concentración” de personal algunos consideran que “la solución no consiste en facilitar que consigan la plaza y que los nuevos nos quedemos fuera”, como ha señalado una estudiante que se presenta por primera vez. “Es bastante frustrante saber que, aunque tengas un buen expediente académico y títulos de idiomas, hayas hecho cursos de formación y estés estudiando 8 horas diarias puedas sacar un 9 o un 10 en el examen y quedarte sin plaza”, ha explicado, ya que con el Real Decreto aprobado en febrero “la nota de tu examen solo vale un 60% del total de la nota de la oposición, y el 40% restante depende del concurso, en el que los interinos pueden acumular, por experiencia, hasta 7 puntos”.

Esta joven opositora asegura que se enfrenta a su primera convocatoria “con ilusión” porque tienen muy claro que quiere dedicarse a la docencia, pero también ha manifestado su “resignación”: “Va a ser prácticamente imposible sacar una plaza este año”. Considera que el Gobierno debería plantearse dar las plazas a las mejores notas de los exámenes y, a partir de ahí, valorar la experiencia, por ejemplo, dando prioridad a los interinos a la hora de otorgar los destinos de trabajo, o plantear una doble vía de acceso.

Otra estudiante que se presenta por primera vez ha reconocido que “desanima un poco pensar que las horas que estamos echando de estudio, rechazando un montón de planes y otras cosas, no van a estar valoradas como mereceríamos”. Según ella, “poner tanto peso a la experiencia previa, reduce mucho nuestras posibilidades”.

En un tono más positivo, comenta que le consuela que tanto interinos como opositores novatos tienen que aprobar el examen y ha subrayado que “es una carrera de fondo en la que no hay que rendirse”.

Por su parte, otro joven opositor que concurre por primera vez ha explicado que “estos cambios podrían, pese a lo injustos que son, ser justificados si se tradujera en una mejor selección del profesorado”, algo que según él no es así y ha puesto como ejemplo el hecho de que “todos hemos tenido profesores que, pese a llevar muchos años en la Educación, no usaban los mecanismos adecuados y estaban muy alejados de ser buenos profesores y, por el contrario, también hemos tenido profesores que, pese a su inexperiencia, sí han sido buenos en su profesión”.

Además, ha recalcado que estos cambios se producen porque los afiliados de los sindicatos en su mayoría son personal interino y, por lo tanto, únicamente se preocupan de los intereses de estos. Del mismo modo, considera que el sistema de baremación no es el adecuado porque “no mide lo que realmente importa para ser un profesor”.

Los interinos reconocen que “los cambios son buenos según para quién”

Por su parte, los opositores interinos reconocen que “los cambios son buenos según para quién”. Así, lo ha explicado un interino que se presenta este año. Según él, se trata de “una cuestión matizable” ya que, para interinos con varios años cotizados,” les reportará mayor puntuación en el proceso de baremación”.

Del mismo modo, ha señalado que, con respecto a los carecen de experiencia o son nuevos a la hora de opositar, “se encuentran con que deberán jugarse su nota en la fase de oposición”, pese a que esta fase pasa a ponderar un porcentaje menor y la fase de concurso computa más con los nuevos criterios.

“Se pretende, reducir el número de interinos, pero creo que nada cambia si se sigue valorando más la experiencia”, ha subrayado, al tiempo que ha recalcado que “al final, tendrán más opciones de conseguir la plaza, y los que queden como interinos, no sabremos si trabajarán ese año”.

Como aspecto "de mejora" en los cambios incorporados, se ha referido al aumento del número de temas, con uno más, en el segundo ejercicio de la prueba. “Pero, tampoco es que sea la panacea”, ha señalado.

Comentarios
Lo más