Las empresas asentadas en las zonas de interés artesanal tendrán un trato más favorable en las subvenciones de la Dirección General de Comercio

Las empresas asentadas en las zonas de interés artesanal tendrán un trato más favorable en las subvenciones de la Dirección General de Comercio

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, ha presidido hoy en Medina de Pomar el acto conmemorativo de la declaración de Las Merindades burgalesas como Zona de Interés Artesanal (ZIA) de Castilla y León. Esta distinción de la Junta se otorga a municipios o áreas geográficas que destacan por su tradición en el sector, con el objetivo de promocionar esta actividad. Su principal ventaja para las empresas y profesionales asentados allí es un trato preferente en las ayudas para 2018 de la Dirección General de Comercio y Consumo

El 11 de agosto del año pasado el Boletín Oficial de Castilla y León publicó el reconocimiento administrativo de Las Merindades de Burgos como Zona de Interés Artesanal, sumándose así a las otras dos existentes en la Comunidad, otorgadas a las poblaciones de Portillo (Valladolid) y Jiménez de Jamuz (León) y, en consecuencia, inscritas en la Sección V del Registro Artesano de la Comunidad.

La Consejería de Economía y Hacienda aprobó la concesión de la distinción a petición de los ayuntamientos y juntas vecinales de Berberana, Espinosa de los Monteros, Medina de Pomar, Merindad de Sotoscueva, Merindad de Valdeporres, Traslaloma, Trespaderne y Valle de Mena. La iniciativa también está respaldada por la Asociación Centro de Desarrollo Rural Merindades (CEDER Merindades).

La declaración como ZIA se acomoda a las previsiones contenidas en el artículo 9 del Decreto 74/2006, de 19 de octubre, por el que se regula la artesanía en Castilla y León. En concreto, el Gobierno autonómico ha constatado la existencia de un colectivo artesanal activo y numeroso, con una actividad muy vinculada a los oficios tradicionales de desarrollo de la agricultura y la ganadería, que dan lugar a productos de carácter utilitario, funcional y decorativo elaborados con materias primas del entorno como maderas, fibras vegetales, arcillas y otros recursos endógenos.

Las referencias históricas sobre la estrecha relación entre Las Merindades y la artesanía son abundantes y se remontan al siglo XVII. Está acreditada la existencia, entre otros, de curtidores en Medina de Pomar, que alcanzaron gran fama como boteros; zapateros en Frías; alfareros en Momediano; tejeros en Montejo de San Miguel; herreros, especialmente en el Valle de Mena, la Merindad de Montija y Ordunte; canteros en el Valle de Tobalina y Leciñana; bataneros en Vallejo, Frías, Sedano y Bisjueces, así como carreros, silleros, almadreñeros y cesteros.

Subvenciones de hasta el 50 % de la inversión para pymes del sector

Además de la promoción y difusión que conlleva el hecho de convertirse en Zona de Interés Artesanal, este reconocimiento tiene como principal ventaja un trato diferenciado en las subvenciones para empresas del sector que tiene previsto tramitar la Dirección General de Comercio y Consumo durante el ejercicio 2018. Esto supone que en las bases de esas ayudas el criterio que más puntuación otorgará a los solicitantes será el hecho de estar domiciliado en un municipio incluido en una ZIA.

Junto a esto, la convocatoria para pymes artesanas ampliará las actividades que pueden ser objeto de apoyo público, con el fin de añadir las dirigidas a la modernización o mejora de la imagen del establecimiento o su adecuación para el ejercicio de la actividad. Asimismo, se incrementará la intensidad de la subvención, que pasará del 30 % al 50 % como máximo de la inversión prevista, con un límite de ayuda de 25.000 euros, frente a los 7.500 euros que se contemplaban hasta ahora.

Más de 3.200 inscritos en el Registro autonómico, que suponen 7.000 empleos

La Dirección General de Comercio y Consumo gestiona el Registro Artesano de Castilla y León, que nació en 2006 en virtud del mencionado Decreto 74/2006. Se estructura en cinco secciones: Primera o de Artesanos; Segunda, de Talleres artesanos; Sección Tercera, Talleres de Interés Artesanal; Cuarta, Asociaciones y Federaciones Artesanas, y Quinta, Zonas de Interés Artesanal.

El Registro tiene carácter voluntario y, como tal, se estima que acoge al 50 % de las empresas artesanas. A 31 de diciembre de 2017, reunía a 3.229 titulares con reconocimiento administrativo en vigor, de los que 2.577 pertenecían a la Sección Primera, 628, a la Segunda, dos, a la Tercera, 19, a la Cuarta y tres, a la Sección Quinta.

Los profesionales y negocios inscritos representan alrededor de 7.000 empleos directos en la Comunidad, vinculados a al menos una quincena de sectores económicos: restauración del patrimonio; ornamento en arquitectura y construcción; decoración; educación; turismo; imaginería y artículos religiosos; ocio y tiempo libre; moda y complementos; juguetes; artes escénicas; área audiovisual; libro; artes plásticas; hostelería y hogar.

Comentarios