Un grupo de jóvenes realizan trabajos socioambientales en la pedanía de Traguntía

Foto familiar de los jóvenes que han participado en Traguntía
Un grupo de jóvenes realizan trabajos socioambientales en la pedanía de Traguntía

Las actividades están desarrolladas por la Fundación Cepaim en colaboración con la Fundación Inés Luna Terrero

A lo largo de la Semana Santa y a través del proyecto Enlazados, financiado por Obra Social Fundación La Caixa y desarrollado por la Fundación Cepaim, un grupo de 20 jóvenes han llevado a cabo diferentes trabajos socioambientales en Traguntía, pedanía de Pozos de Hinojo.

La obra principal fue la limpieza del solar conocido como la “Casa Blanca”, propiedad de la Fundación Inés Luna Terrero. Esta finca fue un monasterio que creó la mecenas de esta fundación, a principios del SXX para alojar a monjes maronitas, y que se encontraba invadida de basura, zarzas y álamos. Otros trabajos fueron la limpieza de las calles del municipio, así como de un edificio público que se encontraba lleno de zarzas y escombros.

Después de los cuatro días que ha durado el Campo de Trabajo, todos los lugares donde se ha intervenido han quedado adecentados y han visto la luz espacios que habían sido ocupados por la maleza.

Pero no todo ha sido trabajar, los jóvenes participantes han descubierto la zona, conociendo la historia, la cultura y las gentes de esta parte del Campo de Vitigudino. El jueves visitaron, invitados por la Fundación Inés Luna Terrero el Cuartón de Traguntía, descubriendo así la Casa Palacio convertida en Centro de Desarrollo Rural-Turístico y Medioambiental.

En el singular complejo, visitaron los jardines, ermita y restaurante de la finca, pudiendo así aproximarse un poco más a la figura de Inés Luna. Durante la noche completaron el acercamiento a esa figura a través de la visualización del documental “Espejos en la Niebla” del realizador salmantino Basilio Martín Patino.

El viernes por la tarde visitaron el Castro Vetón de Yecla de Yeltes, donde pudieron acercarse a la prehistoria de los primeros pobladores de las agrestes tierras. Completaron las actividades de ocio visitando San Cristóbal de los Mochuelos y el famoso y espectacular paraje del Pozo de los Humos en pleno corazón del Parque Natural de Las Arribes del Duero.

Un fin de semana cargado de convivencia entre jóvenes, donde además de trabajar para la comunidad, han descubierto los valores y el patrimonio del medio rural.

Comentarios
Lo más