ILEÓN.COM

Albert Rivera en León: el 'aspirant tranquil' y los moderados seguidores del amado líder

Albert Rivera en León: el 'aspirant tranquil' y los moderados seguidores del amado líder

El pabellón de la Torre, el elegido por los partidos políticos grandes para mítines en León, mostró un moderantismo total durante el del aspirante de Ciudadanos a presidir el Gobierno de España. La que salió ganando entre los seguidores del admirado dirigente fue Gema Villarroel, que, pese a un discurso poco destacable, recibió el bautizo oficial de lideresa leonesa de la formación al sentarse a la vera de Rivera

Tiene el pabellón de La Torre algo especial, cuando la mayoría de partidos políticos lo eligen para efectuar sus actos importantes en la ciudad de León. Es, posiblemente, su tamaño y su versatilidad, puesto que se puede usar para colocar cientos de sillas en el parqué y todavía deja las gradas de 290 asistentes para certificar el llenazo (y si no va nadie al gallinero, la foto de la cancha garantiza, a poco que vaya gente, una buena imagen).

Este jueves más de mil personas asistieron al mítin de Albert Rivera. Y si, llenó. Aunque los organizadores del encuentro con el 'amado líder' pusieron una lona para dejar vacía una quinta parte del pabellón, la grada superior estuvo repleta. Los 290 espectadores más otros 160 de pie en el pasillo superior. Y la parte de abajo, con unas setecientas sillas según la organización de las que no había una vacía.

Y, sin embargo... no parecía un mítin como los otros. No es que Ciudadanos sea cualquier otro partido —los presentes no lo consideran así y se creen los nuevos salvadores de España, con todo el derecho—, pero algo no terminó de cuajar. Fue demasiado tranquilo. Algunos periodistas somos unos friquis de todo lo que tiene que ver con los eventos propagandísticos de los partidos políticos, y vamos a ver cómo declaman en persona las primeras cabezas de los mismos (para comprobar, muchísimas veces que quien habla bien en León suele quedarse muy por debajo de los oradores autonómicos y es mejor no intentar compararlos con los buenos oradores nacionales). También observamos la parafernalia. La decoración, cómo se ha diseñado el escenario y la música de cada opción política. 

Vamos, que somos unos raros. Pero es que en esas cosas en las que nadie se da cuenta está la esencia de la pasión de los afiliados, de los simpatizantes, de los seguidores, la forma de cautivar a los curiosos, a los amigos de los miembros del partido, incluso a sus familias si los acompañan. Uno a uno se ganan las elecciones, dicen los politólogos. Y ojo, que las encuestas vuelven a dar diputado al #LeónNaranja (el hashtag de Twitter que se podía ver en la pantalla).


Comentarios