POLÉMICA CON LA EBAU

Discrepancias sobre la EBAU entre los alumnos de fuera de Castilla y León que vendrán a estudiar a Salamanca

Discrepancias sobre la EBAU entre los alumnos de fuera de Castilla y León que vendrán a estudiar a Salamanca

Los jóvenes de Extremadura aseguran que es “completamente mentira” que Selectividad sea más fácil en su comunidad, o que les inflen las notas, mientras que desde Madrid creen que lo más justo sería una prueba única para toda España

Con la polémica de una prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EABU) única para toda España no sólo están en el centro de la polémica los estudiantes de Castilla y León, sino que es precisamente el alumnado de otras comunidades que vendrá a la región castellano y leonesa a estudiar quienes podrían salir más perjudicado.

SALAMANCA24HORAS habla con dos estudiantes que tienen entre sus planes venir a Salamanca para cursar sus estudios universitarios. Uno de ellos es madrileño, gozando esta región de una dificultad similar en la EBAU, según aseguran los entendidos; el otro pertenece a Extremadura, precisamente una comunidad que lidera la controversia sobre los escollos que se encuentran a la hora de realizar la Selectividad.

Ambos detallan cómo les está yendo el curso y cómo se esperan la EBAU, además de explicar los motivos por los que se plantean venir a Salamanca, destacando especialmente su “ambiente universitario”.

Los madrileños coinciden con los charros en que la prueba única estatal sería lo más justo

Madrid es una de las comunidades que mejores valoraciones tiene en el Informe PISA pero, sin embargo, no es de las que más porcentaje de sobresalientes tiene en la EBAU. Eso habla de la dificultad que entraña dicha prueba en la región de la capital de España. A ello se le une que es el destino elegido por estudiantes de todo el territorio nacional para cursar sus estudios universitarios, lo que provoca que la nota de corte en sus carreras sea más alta de lo habitual.

Esto lo sabe bien Marcos, madrileño de orígenes charros. Este joven da buena cuenta de la dificultad del curso en la Comunidad de Madrid, aunque reconoce que lo lleva bien y que le podría ir “mejor pero también peor”, ya que se lo esperaba “muy duro” y, más que riguroso es que “va todo como muy rápido”, con “mucho temario en poco tiempo”, por lo que cree que “ahora empieza lo peor” con todos los exámenes parciales, finales y la EBAU.

Y es que en su instituto no han terminado el temario en todas las asignaturas (sí en algunas) aunque les queda poco, si bien les llevan preparando “desde el primer día de clase” preparando, organizando y acotando las materias “según lo que te van a pedir en Selectividad”.

Una prueba de acceso a la universidad de la que le preocupa “todo” pero, especialmente, no llegar a la nota que necesita. En relación a ello, no ve “nada bien” que la EBAU sea diferente en cada comunidad autónoma, ya que hay rumores de que en algunas regiones, como puede ser Andalucía, es más simple, algo que no cree que sea “justo”, por lo que sería más proporcionado hacer una prueba única para toda España.

De igual manera, Marcos también ha oído que en algunas comunidades inflan las notas y cree que será verdad “porque si lo dicen es por algo” aunque, más que por regiones, opina que dependerá de si los alumnos sean “pelotas o enchufados” o de si el colegio “es público o privado” ya que un centro privado “es una empresa, y le conviene poner el 100% de los aprobados en Segundo” o inflar las notas. Unas ayudas que ocurren en Madrid pero también en Castilla y León, recuerda.

Marcos no tiene claro qué estudiar, ya que le gustaría formarse en muchos campos, pero sí le gustaría empezar por algo general como puede ser Economía o Derecho. Por ello, había pensado en estudiar el Doble Grado de ambas en la Universidad Carlos III (Madrid), pero lamenta que no llegará a la nota (estipulada en un 12,398). Por ello, duda si estudiar la misma titulación en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid) o el Doble Gardo en Derecho y ADE de la USAL.

Este joven se plantea la opción de estudiar en la ciudad charra, además de por ser la tierra de sus orígenes y por tener su pueblo más cerca, porque Madrid al ser “tan grande y con gente tan diferente no vive el ambiente universitario como Salamanca, donde “se palpa” de manera diferente.

Pero Marcos no cree que, de venir, le robase la plaza a ningún castellano y leonés o a ningún charro, ya que “si saco más nota, entro antes, es simple”. Tampoco ve mal que otros estudiantes ocupen plaza por tener más nota pese a ser de otras comunidades, si bien sí cree que no es razonable que en ciertas regiones sea más fáciles que en otra, ya que se puede crear una desigualdad.

También recuerda que esas situaciones no igualitarias se producen también con jóvenes que tienen una beca de Deportista de Alto Rendimiento, que con sólo sacar un cinco sobre catorce entran a cualquier carrera, algo que tampoco considera normal.

Es “completamente mentira” que en Extremadura la EBAU sea más fácil

Por su parte, Extremadura es una de esas comunidades autónomas donde, supuestamente, la EBAU es más sencilla, al igual que el Bachillerato, lo que terminaría repercutiendo en mejores notas para los extremeños que, por ello, ocupan plazas en muchas universidades de otras regiones, como la USAL.

Esto es lo que, en teoría, se dice pero, para Guillermo, estudiante cacereño que desea venir a Salamanca, “eso es mentira, es un mito”, y asegura que quien entra en una carrera “es porque vale, porque se ha esforzado y porque tiene mejor nota currándoselo día a día”.

Para comenzar, admite que el curso lo está llevando “peor de lo que esperaba” porque es la primera vez que nota un gran cambio respecto a la dificultad al pasar de un año académico a otro, y cree que este es “uno de los peores cursos y más duros que puede haber” y que termina con una “prueba de madurez” como es la EBAU.

Por suerte para él, según reconoce, en su centro los llevan preparando desde principio de curso con exámenes que recrean las pruebas de acceso a la universidad, lo que hace que se vayan “mentalizando antes y luego no lleguen los típicos agobios de una o dos semanas antes”. Además, también les han afirmado que “la EBAU no es nada comparada con Bachillerato” por lo que, pese a que “nunca hay que confiarse”, ayuda que en su centro les transmitan “tranquilidad”.

Sin embargo, Guillermo cree que no tiene que haber una prueba única para toda España, ya que en cada comunidad, si bien se dan las mismas asignaturas, el temario puede ir en distinto orden o, incluso, en algunas regiones se imparte más temario, por lo que no sería justo una EBAU única para todo el territorio nacional.

El estudiante extremeño reconoce que ha oído que “supuestamente la Selectividad en Extremadura, Canarias y La Rioja son más fáciles”, algo que para él es “completamente mentira”. Si cree que sucede lo de que inflan las notas, pero “precisamente en las que Selectividad sale peor”, es decir, “las que no son Extremadura o Canarias”. Además, coincide con el alumno madrileño en que en los colegios privados “inflan un montón la nota”.

Guillermo vuelve a recalcar que en Extremadura “no pasa eso”, sino que los preparan adecuadamente para la EBAU, apretándolos bien en Bachillerato y, de subir las notas, ocurre “igual un poco al final para que nos animemos hacia la Selectividad”. Pero la buena preparación “es el único motivo por el que nos salgan mejores notas”, asegura.

Este cacereño quiere estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (Cafyd), y lo quiere hacer en Salamanca “porque en Cáceres llevo muchos años” y porque su hermana estudia Psicología en la ciudad charra “y todas las veces que la ha ido a ver me parece una ciudad preciosa y un entorno muy bueno para estudiar.

En su caso, al ser sus futuros estudios en la UPSA, no cree que ‘robe’ ninguna plaza porque “va por orden de inscripción” por lo que “quien se apunte antes, la cursa”. Pero plantea que, en una carrera donde sí pidan nota, cree que es justo que quien tenga más nota entre, ya que “significaría que el que más se ha esforzado o mejor lo ha hecho en la EBAU” es el que se lo merece. 

Comentarios