DÍA INTERNACIONAL DEL PUEBLO GITANO

La igualdad de género y en el sistema educativo, principales retos del pueblo gitano

La igualdad de género y en el sistema educativo, principales retos del pueblo gitano

Desde la Fundación Secretariado Gitano consideran que para avanzar en ambos ámbitos es necesario un trabajo constante tanto por parte del colectivo gitano como del resto de la sociedad, así como la implicación de los poderes públicos

Este domingo, 8 de abril, se celebra el Día Internacional del Pueblo Gitano, una fecha que recuerda el Primer Congreso Mundial gitano, celebrado en Londres en 1971, en el que se instituyeron la bandera y el himno gitanos, símbolos de su identidad, de su historia y cultura propia.

Son más de 3.500 personas gitanas las que habitan en la provincia de Salamanca, según el mapa de la vivienda. Una población que, según la Fundación Secretariado Gitano, continúa creciendo y es joven. Según la coordinadora del centro de trabajo salmantino, Dolores Molina, la mitad de ellos tienen menos de 20 años. Se trata de un pueblo con 300 años a sus espaldas de historia vinculada a Salamanca, que en este tiempo ha conseguido avanzar considerablemente, sobre todo en el ámbito educativo, pero que aún tiene que hacer frente a muchos estigmas para vencer la exclusión social que tradicionalmente ha vivido.

Así, tal y como ha explicado Dolores Molina a SALAMANCA24HORAS, entre los retos que este pueblo tiene por delante destacan la educación y la igualdad. Sobre este último aspecto, la coordinadora de la Fundación ha explicado que los gitanos tienen que avanzar en la igualdad de género, como el resto de la sociedad. “Las mujeres gitanas son el motor y las que sacan a delante a la comunidad y tienen que tener mayor poder dentro de sus propias familias”, ha subrayado.

En cuanto a la Educación, ha detallado que “hay desigualdad en el sistema educativo, hay absentismo por parte de los niños gitanos, pero la sociedad también tiene que mirarse algo”. En este sentido, ha precisado que si se dan unas altas cifras de abandono escolar “será por algo” y que “los poderes públicos tienen la obligación de velar por que se cumplan derecho y deberes”.

“Toda la mirada no hay que ponerlo en las familias gitanas, sino que también hay una cierta complicidad por parte de las administraciones para que estas situaciones se den”, ha subrayado Molina, quien no propone medidas concretas, pero cree que, si se da esa realidad, las administraciones tendrán que analizarlo y ver qué soluciones se pueden llevar a cabo para combatirlo.

En este sentido, la coordinadora de la Fundación Secretariado Gitano ha asegurado que estos cambios son lentos, porque se trata de cambios sociales y hay que trabajar en ellos “toda la vida”. Sin embargo, ha asegurado que ella ve cambios, sobre todo en educación. “Hay un pico de gente que empieza a entender que es clave y que piensan en eso y no en trabajar en mercadillos ni en vivir en carretas, como antes”, ha explicado, y ha subraya que los jóvenes gitanos “piensan como gente joven moderna, en incorporarse poco a poco a la sociedad”.

Derechos, ciudadanía y reconocimiento

Con motivo del Día Internacional del Pueblo Gitano, desde la Fundación Secretariado Gitano han hecho público un manifiesto para recordar “a todas aquellas víctimas gitanas de una larga historia de exclusión, rechazo y persecuciones”, así como concienciar a la sociedad de que “el pueblo gitano sigue viviendo todavía hoy, en España y en Europa, una ciudadanía de segunda”.

Según la Fundación, a pesar de los avances sociales que se han producido en las últimas décadas y de los pasos que se han dado más recientemente en el reconocimiento institucional de la comunidad gitana, “gran parte de los gitanos siguen viviendo situaciones de grave desigualdad, exclusión y segregación, respecto al conjunto de la ciudadanía, continúan siendo el grupo social más rechazado y discriminado, tanto en España como en la Unión Europea y continúan excluidos de los procesos de participación social de los que disfrutan el resto de ciudadanos y ciudadanas en sociedades como las nuestras”.

Según destacan en el manifiesto, desde los poderes públicos “falta abordar la cuestión gitana desde una perspectiva integral de derechos, ciudadanía y reconocimiento de su identidad cultural”. “Frente a la persistente brecha de desigualdad que sufren muchas personas gitanas en el acceso y disfrute de derechos sociales básicos, como el derecho a una vivienda digna, el derecho a la educación, o a un trabajo y a unas condiciones laborales equitativas y satisfactorias, hacen falta políticas que realmente protejan, promuevan y defiendan los derechos de las personas, también de las minorías y de los grupos socialmente más desfavorecidos”, han concretado.

Según la Fundación Secretariado Gitano, para garantizar el ejercicio de la plena ciudadanía de la comunidad gitana desde el reconocimiento a su identidad cultural, es necesario avanzar en paralelo en tres direcciones: el acceso y disfrute en igualdad de condiciones de los derechos sociales; la protección frente a la vulneración del derecho a la no discriminación; y el reconocimiento institucional de la identidad cultural gitana y la promoción de su participación en las distintas esferas de la sociedad, como ciudadanos y ciudadanas, como gitanos y gitanas, poniendo en valor la identidad cultural y las numerosas aportaciones al conjunto de la sociedad española a lo largo de la historia. 

Comentarios