Elena Martín: “Las redes sociales son muy buenas pero muy peligrosas también”

Elena Martín, presidenta de la ASPE
Elena Martín: “Las redes sociales son muy buenas pero muy peligrosas también”

La presidenta de la Asociación de Periodistas en Salamanca asegura que “las redacciones se han convertido en un generador de noticias muchas veces con una inmediatez excesiva” después de una crisis que obligó a cerrar a numerosos medios. Sobre las redes sociales, asevera que es un medio de comunicación muy útil aunque se debe saber tratar con la información. “Es divertido y forma parte del juego. Es necesario pero con precaución”

La presidenta de la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE), Elena Martín, avisa antes de la celebración de la nueva Asamblea de la FAPE de los mayores males del periodismo actual, entre el que se encuentra la propia crisis económica que ha provocado el cierre de muchas redacciones y la afectación de otros.

Entre estas últimas se encuentra una inmediatez en muchos casos desmedida, como asegura, echando en falta algo más de sosiego en el trato de la información. “Las redacciones se han convertido en un generador de noticias muchas veces con una inmediatez excesiva donde prima la rapidez y cuanto antes lances la noticia, mejor”, afirma.

Culpa de ello está en la utilización de las redes sociales “muy buenas, pero entre comillas”, ya que, por ejemplo, Twitter es “un medio de comunicación, pero no se puede uno fiar”. Esa inmediatez, de hecho, es lo verdaderamente peligroso. “Nosotros somos los capacitados de trasladar la información. En Twitter, tienes que estar muy atento a lo que lees y cuelgas. Las redes sociales son buenas pero peligrosas. Mira Facebook también lo cuestionado que está. Pero es divertido y forma parte del juego. Es necesario con precaución”, afirma.

Periodismo y mujeres

Otros de los males, asegura, es el trato desigual que siguen sufriendo las mujeres en los medios de comunicación. Ante ello, recuerda que el movimiento surgido el pasado 8-M, ‘las periodistas paramos’ sirvió para que miles de mujeres se juntaran bajo un epígrafe que desencadena en que no se va a pasar ni una más. “No puede haber periodismo digno si se cobra menos, si se nos dificulta llegar a puestos directivos y se nos considera menos profesionales. Eso sigue pasando a nivel nacional y en Salamanca”.

Por ello, para dignificar la profesión y a la población, se han juntado para seguir avanzando más allá de la huelga y las millones de voces que salieron a la calle hace escaso un mes. Y aunque es muy pronto, según comenta, sí que se ven ya luces en este aspecto. “La huelga sirvió para ampliar el nombre del feminismo. Tenía cierto sentido peyorativo y a partir de entonces es como si se hubiera agrandado la perspectiva y se aceptara más”. 

Comentarios
Lo más