UPA-Coag, preocupada porque las nueve provincias de Castilla y León estén entre las más envejecidas de España

UPA-Coag, preocupada porque las nueve provincias de Castilla y León estén entre las más envejecidas de España
UPA-Coag, preocupada porque las nueve provincias de Castilla y León estén entre las más envejecidas de España

La Alianza exige medidas urgentes para promover el relevo generacional en el sector agrario “antes de que sea demasiado tarde”, porque estamos convencidos de que donde hay agricultura y ganadería hay vida y se frena el despoblamiento

La Alianza UPA-COAG califica como muy preocupante que las nueve provincias de Castilla y León estén actualmente entre las dieciséis más envejecidas en España, según los datos del INE hecho públicos esta misma semana.

Zamora ocupa el primer puesto en este inquietante ranking nacional, con una media de edad de 50,7 años. León se sitúa en la cuarta provincia española más envejecida con 48,7 años. Salamanca (48,0), Palencia (47,8), Ávila (47,6) y Soria (47,5), ocupan el sexto, séptimo, octavo y noveno lugar en esta clasificación. Hay que ir hasta el decimosegundo puesto para encontrar a Burgos (46,3 años), y un poco más atrás se sitúan Segovia, puesto 15º con 45,7 años, y Valladolid, en el decimosexto lugar con 45,6 años. La media de edad de la población castellano y leonesa es de 47,4 años, muy por encima de la media española, que es de 43,1 años.

Teniendo en cuenta que la población del medio rural tiene una edad sensiblemente superior a la del medio urbano es por lo que desde la Alianza UPA-COAG alertamos a los responsables políticos de la región de que estamos ante una situación que apremia y requiere de medidas urgentes y activas a nivel social y económico. Urge actuar y hacerlo para atajar el grave problema de baja natalidad, pérdida de población joven que emigra a otras regiones y por lo tanto envejecimiento poblacional severo, como lo demuestra el hecho de que por ejemplo la edad media en los 692 municipios castellanoleoneses de menos de 100 habitantes sea de 58,8 años.

En este sentido, la Alianza UPA-COAG insiste en que esta dinámica conduzca irremediablemente al riesgo real de que un buen número de municipios de Castilla y León estén en vías de extinción a corto y medio plazo.

La organización reclama responsabilidad a la Administración regional para que asuma no solo que el despoblamiento de las zonas rurales supone un incremento de las desigualdades y los desequilibrios entre los distintos territorios, sino que debe actuar y hacerlo de inmediato y con todos los medios y recursos necesarios ante este grave problema para lograr un medio rural “vivo y con futuro”.

La Alianza UPA-COAG considera que si se dotase de estructuras fuertes al sector primario la población no se reduciría en el medio rural, y para ello habría que apoyar firmemente al modelo de explotaciones familiares agrarias. Solo con el desarrollo de políticas y acciones positivas hacia los profesionales agrarios que se embarcan, ellos y sus familias, en iniciativas empresariales vinculadas a la agricultura y la ganadería, con especial atención a las mujeres y a los jóvenes rurales, podría ponerse freno a este envejecimiento poblacional.

Como organización profesional agraria "solicitamos una estrategia regional que se complemente con otra nacional para que entre ambas impulsen a la propia actividad agraria, con un futuro garantizado para los agricultores y ganaderos, con el mantenimiento de la PAC y la existencia de un mercado que permita obtener precios justos, pero además también con la equiparación de la calidad de vida del medio rural al urbano".

La Alianza UPA-COAG insta al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León a que promuevan el relevo generacional en el campo “antes de que sea demasiado tarde”. Urge un apoyo real a la incorporación de jóvenes que contemple, entre otras medidas, un plan de acceso a tierras para jóvenes; un plan de jubilación anticipada atractivo para quien ceda la explotación a un joven; unas pensiones justas para que los profesionales puedan dejar la vida laboral con dignidad y transmitir su explotación; acceso a tecnologías de comunicación en el medio rural y mejora de las infraestructuras y servicios sociales, sanitarios, educativos y de atención a la dependencia para los habitantes de los pueblos. 

Comentarios
Lo más