Se inauguran las X Jornadas de Discapacidad Auditiva con el reto de analizar el futuro de las personas sordas

Se inauguran las X Jornadas de Discapacidad Auditiva con el reto de analizar el futuro de las personas sordas

Con el título ‘Oyendo al mañana’, diferentes expertos hablarán sobre los retos que tiene este sector de la población para lograr la completa integración en la sociedad

Este jueves se celebra en el Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física la décima edición de las jornadas de Discapacidad Auditiva ‘Oyendo al mañana’, que han contado con el subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso, en su inauguración.

En estas jornadas se dará una visión de la situación actual de las personas sordas en Salamanca, sus demandas y cómo será el futuro para ellas con inclusión de la tecnología en su vida diaria y cómo afectará esto a la Lengua de Signos. Existen diferentes métodos, como aplicaciones que adaptan el lenguaje o las videoconferencias, pero la falta de recursos económicos hace que no estén implantados en el día a día de las personas sordas.

Uno de los puntos clave de las conferencias es la inclusión en todos los ámbitos de la vida social de la Lengua de Signos, que desde 2007 está reconocida como una lengua oficial. Alicia Abril Sauca, del Centro Cultural de Personas Sordas de Salamanca, recalca su importancia: “Tenemos que conservar esa lengua pero no solo para las personas sordas, sino para muchos otros colectivos a los que les es muy útil, como el trastorno del espectro autista, la parálisis, o trastornos del lenguaje”. Asegura que aunque la tecnología facilite la vida diaria, no se puede perder este sistema de comunicación, ya que “el vis a vis y el contacto visual son fundamentales”.

¿Los retos del colectivo? Sobre todo en el ámbito sanitario, explica Alicia Abril, ya que las personas sordas no cuentan con un servicio de urgencias en los hospitales y dependen de la buena voluntad de sus amigos o familiares. También remarca la necesidad de implantar un servicio de asistencia en domicilio, al igual que ocurre con las personas mayores, para posibles emergencias.

Los recursos, sin duda, juegan un papel fundamental. En la Asociación de Personas Sordas de Salamanca hay solo dos intérpretes con lo que se cubren los servicios, “pero es escaso, faltan horas”. La responsable del Centro afirma que “hay recursos, pero debería haber más, porque estamos jugando con la información de las personas sordas”. Si no hay información, corren el peligro de quedarse aisladas de la sociedad.

Comentarios
Lo más