El Consistorio acerca los servicios de emergencia y los cuerpos de seguridad a los escolares

El Consistorio acerca los servicios de emergencia y los cuerpos de seguridad a los escolares

La concejala de Educación, María Teresa Montero Prado y el alcalde, Francisco Julián Ramos Manzano acompañaron a los alumnos del CEIP Filiberto Villalobos

Convertidos en pequeños bomberos, policías, guardia civiles o voluntarios de Protección Civil. Así se han transformado los escolares de dos cursos del ciclo de Infantil del CEIP Filiberto Villalobos que esta mañana realizaban una visita al Ayuntamiento y en la que este año se suma, además, un contacto con las fuerzas del Orden y los Cuerpos de los distintos servicios de seguridad.

“Es una manera de acercar estos servicios a los más pequeños”, explicaba la concejala de Educación, Mª Teresa Montero Prado quien, junto al alcalde Francisco Julián Ramos Manzano, acompañó a los 75 escolares durante la visita y la exhibición.

Cómo apagar un fuego, a quién llamar en caso de un accidente, o cómo es por dentro una ambulancia han sido algunas de las cosas más llamativas que los pequeños han podido conocer de primera mano. La dotación de bomberos de Guijuelo, los voluntarios de protección civil, policías locales y guardias civiles se esmeraban en que los pequeños disfrutaron de una mañana especial en la que la ‘seguridad’ era una de las palabras más repetidas.

A pesar de su corta edad, muchos de ellos no dudaron en coger una manguera, hablar por las emisoras o, incluso, realizar primeros auxilios ficticios a algunos compañeros. Todo después de que hubieran pasado por las dependencias municipales donde de nuevo, la concejala de Educación les explicó el funcionamiento del Ayuntamiento como institución, el papel de la corporación o los servicios que se prestan desde la administración local.

Una visita a la comisaría de la policía local, donde conocieron desde la utilización de un lector de chips al funcionamiento de un alcoholímetro o un desfibrilador, servía para abrir un recorrido en el que la visita al despacho del alcalde y el poder ‘acariciar’ el bastón de mando y la salida a la terraza superior era, de nuevo, un atractivo.

Comentarios
Lo más