Santa Marta de Tormes se posiciona contra el Bullying sobre dos ruedas

Santa Marta de Tormes se posiciona contra el Bullying sobre dos ruedas
Un momento de la concentración en la Plaza de España de Santa Marta de Tormes
Santa Marta de Tormes se posiciona contra el Bullying sobre dos ruedas

El CC El Tormes fue el punto de llegada de esta iniciativa contra esta lacra social. El alcalde de la localidad, David Mingo, y varios miembros del equipo de Gobierno estuvieron presentes en la concentración en la Plaza de España

David Mingo, alcalde de Santa Marta de Tormes, y varios miembros del Equipo de Gobierno estuvieron presentes este sábado en la concentración realizada por la Asociación contra el Bullying y el club de motos ‘A dos ruedas’.

Además, el Centro Comercial El Tormes fue otra de las instalaciones que también quiso colaborar con este acto y albergó este sábado el final del recorrido de la actividad ‘Ruedas contra el Bullying’.

El Tormes dio la bienvenida a medio centenar de motoristas que ha participado en la concentración motera convocada con el objetivo de concienciar y dar visibilidad a la problemática social que conlleva el acoso escolar y potenciar el carácter unitario y solidario que se requiere para combatir esta lacra que nos afecta a todos. El mundo del motor, asegura la Asociación, “siempre se ha vinculado a nuestra lucha y ha mostrado su carácter solidario con nuestra causa”.

La actividad “Ruedas contra el Bullying” inició su marcha en La Plaza de Bolonia (Campus Unamuno) donde se leyó el manifiesto de la campaña “Daño por Amor” promovida por la Asociación con la colaboración de la Fundación General de la Universidad y suscrito por el Centro Comercial El Tormes, CEMIN, Bebes & Signos, Salamanca Móvil, BICOS y el Ayuntamiento de Salamanca.

Cuca Gonzalo, gerente del Centro Comercial, firmó este manifiesto “en contra de todo tipo de violencia, sea cual sea su forma… y en especial la violencia ejercida en las aulas”. A través de este manifiesto, los que suscriben el acuerdo se comprometen a “concienciar socialmente; a la promoción de diferentes actividades que aporten las herramientas necesarias para identificar este comportamiento problemático; y, sobre todo, a intentar que la convivencia estudiantil se rija mediante valores como el respeto, la tolerancia y la empatía”.


Con la concentración y marcha motera que ha concluido en El Tormes se ha pretendido que “las motos hablen por aquellos que ya no pueden hacerlo”.

Comentarios
Lo más