Juanca Romero Hasmen/CRÓNICAS ATLANTES

Las caras de Egipto

Entrevista con el historiador y egiptólogo, Nacho Ares en una nueva entrega de Crónicas Atlantes

Viajamos hasta el no tan lejano Egipto, país de las pirámides pero también el de la gente amable, los exóticos olores y las seductoras arenas. Una vez más recurrimos a nuestra densa hemeroteca para rescatar una conversación con el reconocido comunicador y egiptólogo Nacho Ares, con quien hablamos del Egipto enigmático y nos adentramos en otros frentes más personales.

Eres uno de los investigadores más destacados de este país, ¿desde cuándo te dedicas a este mundo de la investigación?

- Gracias por el piropo, pero hay gente mucho mejor que yo. Me interesan todo este tipo de fenómenos extraños o los enigmas históricos desde que era un niño. Como sucedió a muchos de nuestra generación nos vimos atrapados por programas de radio y cuando te quieres dar cuenta está tú delante del micrófono hablando de lo mismo que de pequeño te apasionaba. En ese sentido me siento un privilegiado.

¿Qué tiene Egipto para que hayas dedicado gran parte de tus trabajos a dar luz a las sombras de esa magna cultura?

- Me atrapó cuando era pequeño y no me ha soltado todavía. Si te soy sincero no sé lo que tiene pero atrapa a mucha gente. Es un lugar con un pasado y un presente alucinantes. Cada vez me interesa más el mundo musulmán, un plano que quieras o no choca frontalmente con la época faraónica. Todo ese conjunto, el contacto con la gente, los lugares, etc. convierten al país en un sitio muy atractivo. Si a ello le añadimos los misterios y las lagunas históricas que posee el resultado es extraordinario.

Cuéntame Nacho, ¿qué es lo que sentiste la primera vez que viste el Valle de los Reyes?

- No hacía mucho calor porque eran casi las 5 de la mañana de un mes de septiembre de 1991. Sí recuerdo la inmensa luz que desplegaba el sol en todo el valle. Recuerdo que había turistas pero no eran muchos. Visité las tumbas de Seti II, Ramsés VI y Ramsés IX. Había leído mucho sobre ese sitio pero hasta que no estás allí no te das cuenta de la grandiosidad de la necrópolis.

Las películas de Hollywood han dado de Egipto una imagen muchas veces lamentable. En ellas nunca faltan las temidas trampas letales que supuestamente colocaron allí para evitar las profanaciones. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

- Las tumbas sí existieron realmente. Hay un clásico que es Tierra de faraones de 1955 con Joan Collins que está basada en sistemas de seguridad que sí se dieron en tumbas de Egipto. La seguridad fue una gran preocupación para los egipcios que veían cómo los ladrones les desvalijaban las tumbas casi al poco de ser cerradas. Encontramos sistemas de lo más ingenuo y otros muy efectivos que han llegado cumpliendo su finalidad hasta nuestros días.

Viendo el nivel de desarrollo que tenía no solo la cultura egipcia sino otras como la maya o la china, ¿sería osado afirmar que la especie humana ha involucionado o se trata de una serie de periodos cíclicos?

- No creo que haya involución. Es cierto que contaban con cosas excepcionales pero en otras muchas era unos verdaderos “primitivos” con todas las comillas del mundo. Yo prefiero vivir en el siglo XXI que no en la época de Tutankhamón. La inseguridad debía de ser terrible, el peligro de las enfermedades. Piensa que la esperanza de vida no superaba los 35-40 años. Con eso ya digo casi todo.

¿Qué lugar concreto del Egipto profundo (si se me permite la expresión) te ha cautivado más y por qué?

- Hay muchos, pero la localidad de El Bawiti en Bahariya me encantó. No obstante, prefiero mi barrio de El Cairo en donde suelo vivir, alejado de las zonas de hoteles. La gente me conoce y es muy agradable convivir con ellos, comprar en los mismos sitios, etc.

Es inevitable preguntarte por la relación “extraterrestre” con la cultura egipcia. Algunos investigadores no han dudado en afirmar que algunas representaciones que aparecen reflejadas en tumbas del Valle de Los Reyes como por ejemplo en la de Ramsés VI tienen un claro mensaje de contenido alienígena. ¿Qué opinión te merecen estos planteamientos?

- No hay ninguna relación entre los extraterrestres y el antiguo Egipto más allá de los avistamientos que pudieran tener y que hoy pudieran ser identificados como tales. Las imágenes que dices de Ramsés VI tienen su perfecta explicación en el mundo de la mitología egipcia y quien dice lo contrario no se ha molestado en leer los textos egipcios ni por asomo. Hay mucho ignorante en este sentido.

¿Qué es más rentable para el gobierno egipcio, ofrecer la imagen del “Egipto esotérico o la del Egipto cultural?

- Los dos son similares. Hay mucha gente que viaja en busca de sus orígenes, rituales en los monumentos, etc. Pero es mucho también el turismo cultural tradicional. Lo curioso es que en ocasiones se complementan.

Según tú, ¿Cuál ha sido el mayor fiasco de la arqueología universal?

- No creo que haya ninguno. Podríamos echar en cara a algunos arqueólogos del XIX que emplearon métodos poco ortodoxos. Pero hay que entender que fueron hijos de su tiempo y trabajaban con lo que tenían. No había más. Quizás el problema lo tenemos hoy con la difícil conservación de todo el patrimonio que, por desgracia, se está cayendo a cachos.

¿Y el gran enigma aún por resolver?

- Cómo se construyeron las pirámides...

Si me lo permites Nacho, nos venimos a España para descubrir sus misterios arqueológicos. ¿Cuál o cuáles destacarías?

- Hay dos grandes frentes. Tartessos y la escritura ibérica

¿Está España a nivel arqueológico e histórico aún por descubrir?

- A grandes rasgos hay muchas cosas que están asentadas. Pero estoy convencido de que seguramente habrá hallazgos en un futuro que removerán los cimientos de algunas cosas. Algo normal que puede suceder en cualquier sitio.

Es evidente que hoy en día, por motivos ciertamente difíciles de explicar, una portada de libro con motivos egipcios (faraones, sarcófagos, pirámides etc.) vende mucho más que cualquier otro. ¿A qué crees tú que se debe este efecto de atracción lector – portada?

- Es cierto lo que dices. Dar una explicación a eso es difícil. Cada vez son más los españoles que han visitado Egipto. Entre esto y que es una civilización con un atractivo estético muy grande, podemos encontrar algunas claves.

NachoAres Pic (1)

El contenido es realmente lo que importa de un libro y en los tuyos sobre la cultura egipcia has conseguido que el lector se enganche desde las primeras páginas, ¿A qué crees que es debido?

- Lo que me cuentan ellos es que les gusta la forma que tengo tan personal de relatar los acontecimientos. Siempre en primera persona, con muchas anécdotas y describiendo de una forma apasionada todo lo que sucede en el desarrollo del relato.

Ahora te invito a responder de forma breve una ráfaga de preguntas cortas, ¿estás dispuesto? ¿El mayor fraude de la historia?

- No hay más que ver los informativos de la televisión para ver el montaje al que nos someten. Yo no me creo nada de lo que me dicen ahí.

¿Un libro de culto?

– Dioses, tumbas y sabios de C. Ceram.

¿Un libro para no comprar?

- No conozco uno solo. Todos tienen su punto.

¿Qué es lo que más asusta a Nacho Ares?

- Quizás la guerra.

¿Qué es lo que nunca falta en tu equipo de trabajo de campo?

- Papel y bolígrafo.

¿En alguna ocasión te has visto sobrepasado por una investigación hasta el punto de sentirte controlado por ella?

- No. Hay cosas que tengo muy claras como el límite de las situaciones, a dónde llego o puedo llegar.

Has trabajado y colaborado con muchos de los grandes investigadores, historiadores, arqueólogos y comunicadores de este país y del resto del mundo, ¿de quién o quienes has aprendido más?

- Sin lugar a dudas de Fernando Jiménez del Oso. Su profesionalidad y humanidad eran extraordinarias.

¿La gran mentira contada sobre Egipto?

- Que no podían taladrar el granito con cobre

¿De qué te disfrazarías en carnaval?

- De mí mismo.

En vacaciones, ¿playa, ciudad o montaña?

- Donde esté un buen desierto que se quite la playa.

¿Hay vida más allá de la Tierra?

- Creo que sí, pero sólo lo creo.

¿Y vida más allá de la muerte?

- De eso estoy seguro.

¿Eres “ratón de campo” o “ratón de biblioteca”?

- Ratón de biblioteca.

Comentarios
Lo más