ENCUENTRO DE RECTORES

​Ana Botín: “El mundo que conocemos se está transformando más rápidamente que nunca”

​Ana Botín: “El mundo que conocemos se está transformando más rápidamente que nunca”
​Ana Botín: “El mundo que conocemos se está transformando más rápidamente que nunca”

La presidenta de Universia ensalzó los valores de la Universidad de Salamanca, que hacen que desde hace 800 años “siga siendo un referente imprescindible para nuestra sociedad”, y aseguró que ante el cambio de paradigma social se antoja necesario cambiar las relaciones entre las universidades y la sociedad

El IV Encuentor Internacional de Rectores Universia abordará los retos que afronta la universidad en el futuro, ya que tiene que ser el principal valuarte de una sociedad que cambia a una gran velocidad y ante la que se presentan nuevos retos que la educación superior debe afrontar y solucionar, según detalló la presidenta de Universia, Ana Botín.


Ana Botín igualmente incidió en el compromiso que el Rey de España ha mostrado siempre “con la educación, la universidad y la comunidad iberoamericana del conocimiento”, y destacó que es Salamanca la que acoge este IV Encuentro Internacional de Rectores Universia puesto que se trata de “una de las universidades decanas de Occidente”, así como “pionera en algunos de los valores que hoy, 800 años más tarde, siguen definiéndonos”.

Ana Botín continúo recordando que la USAL “es innovadora”, puesto que “fue la primera universidad en tener una biblioteca pública”, el lugar donde se hicieron los cálculos dieron lugar al calendario que usamos todos”, que impartía las clases en latín (“el inglés de entonces”) para así “facilitar la movilidad internacional de profesores y estudiantes” y siendo siempre multidisciplinar.

La Universidad de Salamanca “fue también pionera en el reconocimiento de la diversidad e igualdad”, continuó la presidenta de Universia, formando a la educadora y humanista Beatriz Galindo, “la mujer más culta de la península ibérica en el siglo XV, que fue formadora de tres reinas”.

Así, los valores del Estudio Salmantino (“innovador, global, interdisciplinar y diversa”) son los que hacen que, desde hace 800 años, la Universidad de Salamanca “siga siendo un referente imprescindible para nuestra sociedad”, afirmó Botín.

Sin embargo, el futuro antoja cambios, puesto que cada generación “reescribe el contrato social que regula las relaciones entre la universidad y la sociedad a la que sirve”, incluyendo las contribuciones a la docencia, a la investigación “y, cada vez más, a la innovación y el emprendimiento”.

Sobre este nuevo contrato social, Ana Botín expresó que “la educación no es todo, pero es casi todo”, ya que esta “nos transforma personalmente, emocionalmente, culturalmente y, por supuesto, económicamente”. Así, se antoja esencial “no sólo para resolver los retos tecnológicos y económicos a los que nos enfrentamos las próximas décadas”, sino que también “será clave para poder construir sociedades más inclusivas, prósperas y resilientes”.

Una de las disrupciones tecnológicas más profundas que hemos conocido

La presidenta de Universia aseguró que si bien este no es el primer período de disrupción tecnológica, sí se trata de una “de las más profundas que hemos conocido”, algo que hemos podido observar en toda clase de actividades, puesto que la tecnología ha cambiado muchas relaciones, volviéndolas universales e inmediatas.

Esto se ha reflejado en el mundo de la educación superior, expresó Ana Botín, si bien la relación entre profesor y estudiante “tiene sus propias peculiaridades” aunque esté “cada vez más intermediada por la tecnología”, lo que permite al estudiante un mayor “crecimiento personal y movilidad social”.

De igual manera, desde Unviersia aspiran a ofrecer “a cuantos más podamos esa experiencia universitaria”, formando así a “ciudadanos globales” para evitar “las visiones localistas y endogámicas, que nos alejan de la cooperación internacional”.

AnaBotin

Y es que, como recordó Ana Botín, las universidades enseñan “que el conocimiento, la ciencia y la experiencia humana no tienen fronteras” y que todos formamos parte de una comunidad más amplia, algo que no debe permitir el descuido “de los sectores menos favorecidos de nuestras sociedades”, por lo que es necesario “fomentar una educación superior abierta” que promueva valores universales como “la tolerancia y la inclusión social”.

“No podemos asumir que lo que aprendemos en la juventud va a ser suficiente para toda la vida”

Ana Botín hizo especial hincapié en que “no podemos asumir que los que aprendimos entre los 18 y 23 años nos va a ser suficiente para toda la vida”, siendo necesario atraer a los adultos a una formación continua, motivo por el que una de las funciones de las universidades “debe ser enseñar a aprender” ofreciendo las herramientas “que permitan al estudiante de hoy desarrollar las nuevas habilidades y competencias que necesite en el futuro”.

La Carta de Río de 2014 trataba de dar respuesta a éstas y otras preguntas fundamentales, recordó la presidenta de Universia. Un documento que “recogía la aspiración de las universidades de Iberoamérica de convertirse en un motor del desarrollo económico y sustento de una sociedad basada en el conocimiento, la innovación y el emprendimiento” y que hablaba, entre otras cosas, de “la importancia de tener universidades con vocaciones diferentes”.

Todo ello hace, para Ana Botín, que durante los dos días en los que se celebra el IV Encuentro Internacional de Rectores Universia, se deba considerar, además de la mejora continua para todos, “que el sistema universitario aspire a generar excelencia”, entendida esta “como una aspiración a formar también a los mejores”, como pueden ser “los referentes del futuro en todos los órdenes”.

“Creo en una educación superior que incorpore siempre una formación humanista, transversal y multidisciplinar, que forme para los trabajos de hoy y los de mañana. Que enseñe a aprender”, continuó Botín, para concluir que una universidad deber ser “como lo fue esta Universidad de Salamanca y tantas que en ella se inspiraron, una fuente de innovación, de pensamiento crítico y de conciencia social”. 


Comentarios
Lo más