Las lluvias garantizan el agua durante este año en la provincia, tanto para abastecimiento como para regadío

Las lluvias garantizan el agua durante este año en la provincia, tanto para abastecimiento como para regadío
El embalse de Santa Teresa a mediados de marzo

Las abundantes lluvias de los últimos meses se han dejado notar también en los embalses salmantinos, hasta el punto de que, tras un otoño marcado por la sequía, el agua está garantizada durante este año en la provincia, no sólo para abastecimiento, sino también para regadío, tal y como han destacado desde la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

Según los últimos datos contabilizados, los tres embalses de la CHD que abastecen a la provincia salmantina se encuentran al 92,2% de su capacidad, doce puntos más que el año anterior, cuando se situaba al 80,6% y once puntos por encima de la media de los últimos diez que es del 81,7%. Así, el de Santa Teresa se encuentra al 95,6%, el de Irueña al 80,2% y el de Águeda al 81,3%.

Ha sido un año lluvioso, como destacan desde la CHD. Según sus datos, las precipitaciones desde el inicio del año hidrológico, el pasado 1 de octubre, han sido de 513,6 litros por metro cuadrado en el embalse de Santa Teresa, 530,7 litros por metro cuadrado en el de Irueña y de 503,8 litros por metro cuadrado en el de Águeda.

De hecho, el embalse de Santa Teresa, que es el que abastece principalmente a la capital del Tormes y a Guijuelo y que permite el riego de unas 32.000 hectáreas en la provincia, ha marcado varios hitos esta primavera. El más reciente se ha producido en estos últimos diez días cuando el volumen de entrada media registrado ha sido de 25,8 metros cúbicos por segundo, la más alta registrada en toda la cuneca del Duero. Mientras, la entrada media de agua en los embalses de Irueña y Águeda fueron muy inferiores, con 3,3 metros cúbicos por segundo y 7,3 metros cúbicos por segundo, respectivamente.

Asimismo, este embalse ha batido dos récords históricos en marzo, el primero se refiere al incremento de su volumen en tan sólo quince días. Y es que el embalse de Santa Teresa duplicó el volumen de agua embalsada en apenas dos semanas, las dos primeras del mes de marzo, pasando de estar al 37% de su capacidad a estarlo al 80%, un hecho sin precedentes en la historia de este embalse que data de 1961.

El segundo hito de este embalse en el mes de marzo se refiere al registro de entrada de agua durante ese mes, hasta alcanzar los 375 hectómetros cúbicos, el segundo mayor registro de su historia en marzo, solo superado por el de 2001, cuando la entrada de agua fue de 422 hectómetros cúbicos. Además, en el pasado abril alcanzó los 169 hectómetros cúbicos, el sexto mayor registro de su historia durante este mes.

Santa teresa

Los embalses impiden las inundaciones

La CHD ha destacado que, si no fueran por los embalses de Santa Teresa y de Irueña, con el deshielo y las intensas precipitaciones al inicio de marzo se habrían producido inundaciones en los municipios cercanos.

En este sentido, han destacado que el Tormes llegó a un “pico brutal” el pasado 10 de marzo con 1.003 metros cúbicos por segundo a la altura de Puente de Congosto, debido al inicio del deshielo en la cabecera del río en la Sierra de Gredos y a las lluvias que arrancaron en febrero.

Situación del resto de embalses de la provincia

En cuanto al resto de embalses situados en la provincia salmantina, cabe destacar que el de Almendra, que no está gestionado por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), tiene capacidad para 2.648,70 hectómetros cúbicos y se encuentra al 67,2% con 1.781 hectómetros cúbicos.

Asimismo, el de Saucelle se encuentra al 97,8% con 177,6 hectómetros cúbicos, y el de Aldeadávila se encuentra al 94,4% de su capacidad con 107,9 hectómetros cúbicos. El uso de estos embalses no es principalmente el de abastecimiento como el de los demás.

Comentarios