Cuatro años de cárcel para el guardia civil que organizó el asalto a un empresario en la Gran Vía

Cuatro años de cárcel para el guardia civil que organizó el asalto a un empresario en la Gran Vía

Por su parte, los dos compinches marroquíes del agente, M.A. y O.M.E.K., cumplirán una pena de dos años de prisión

La juez titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Salamanca ha impuesto una condena de cuatro años de prisión a D.B.A., un guardia civil que organizó el asalto a la vivienda —ubicada en la Gran Vía— de un empresario para robarle. La sentencia también declara culpables a los dos compinches del agente del instituto armado, los marroquíes M.A. y O.M.E.K., a los que considera autores de un delito de robo con violencia y les impone una pena de dos años de prisión, ya que M.A. accedió a la casa con la cara cubierta con un pasamontañas, y O.M.E.K. permaneció en la calle, vigilando el lugar. Su pena es menor porque ambos reconocieron haber participado en el suceso, mientras que el agente fue el ideólogo del asalto y el cabecilla de la banda de atracadores, y negó en todo momento su participación en lo ocurrido.

El juicio tuvo lugar en los Juzgados de Salamanca el pasado día 30 de mayo. En una interesantísima vista, el representante del Ministerio Fiscal decidió rebajar la solicitud de pena de prisión para los dos marroquíes al entender que manifestaron haber participado de diferentes formas en el atraco. Su condena, que en un primer momento habría sido de 5 años, quedó reducida a 2, que finalmente cumplirán. Sin embargo, el fiscal mantuvo la petición de 5 años —al final ha sido condenado a 4— para el agente de la Guardia Civil D.B.A., al considerar que se trataba del cabecilla de la banda e instigador del atraco. "El acusado ha deshonrado y manchado la fama cosechada durante muchos años por la Guardia Civil, que se dedica a perseguir a los criminales y no a ser uno de ellos", afirmó ese día con contundencia el representante del Ministerio Fiscal. 

Los hechos por los que fueron juzgados los ahora condenados tuvieron lugar en el mes de noviembre de 2016, en el inmueble situado en el número 71 de la Gran Vía, sobre las 15:00 horas, cuando tres personas vestidas de albañiles llamaron al timbre de un vecino, que les abrió pensando que se trataba de los trabajadores que se encontraban realizando obras de rehabilitación en la fachada. Entonces, según el testimonio de la víctima, le golpearon en la cabeza, entraron en el interior de la casa y se llevaron dinero y objetos personales de valor, como un teléfono iPhone, un reloj de oro de gran valor sentimental para la víctima y 2.500 euros en metálico.

Comentarios
Lo más