Sanidad acude al local denunciado por la aparición de gusanos en un bocadillo y refleja que "en este momento no presentan deficiencias"

Sanidad acude al local denunciado por la aparición de gusanos en un bocadillo y refleja que "en este momento no presentan deficiencias"

En el informe emitido por el Servicio de Control Oficial de Sanidad de la Junta de Castilla y León también se dice que los bocadillos se encontraban "sin protección encima del mostrador". La dueña del establecimiento asegura que durante el domingo se vendieron decenas de bocadillos sin que ninguno más tuviera problemas y que el denunciante acudió con solo un trozo del mismo a las pocas horas de su venta

El protocolo de actuación frente a la denuncia presentada contra un establecimiento comercial de la calle Libreros debido a la presunta aparición de gusanos en un bocadillo este pasado domingo continúa. Este miércoles, Sanidad visitó el local para realizar la preceptiva inspección motivada por la denuncia de un joven a la Policía Local y emitieron un informe en el que aseguraron comprobar que "los bocadillos que tienen en este momento no presentan deficiencias". 

De hecho, la dueña del establecimiento afirma que durante el día en el que el joven interpuso la denuncia se vendieron numerosos bocadillos similares, sin que en ningún otro caso hubiera problemas. Tanto es así que, según sus declaraciones, el propio presunto perjudicado acudió a las pocas horas con un trozo de bocadillo asegurando que había encontrado gusanos. 

Tras ello, desde el establecimiento procedieron a tirar los bocadillos a la papelera, por si fuera cierto, y la Policía Local apareció poco después con motivo de la denuncia. En la inspección ocular de los agentes que acudieron comprobaron que los bocadillos estaban en una papelera, aunque no apreciaron que tuvieran gusanos, por lo que procedieron a levantar un acta y dar el aviso a Sanidad para que realizaran la inspección. 

En el mismo informe que Sanidad realizó a primera hora de la tarde de este miércoles, también reflejaron que, a pesar de no tener deficiencias, estos se encontraban "sin protección frente a contaminación encima del mostrador" y que presentaban quince bandejas de pechuga de pollo con caducidad el próximo 19 de junio en un vitrina a un grado centígrado. 

Además, reflejan que cuentan con todos los permisos en regla, así como con los carnés de manipulador de alimentos en regla, tal y como también ha expuesto la dueña del propio local. Mientras, la denuncia que realizó el joven sigue también su curso. 

Comentarios
Lo más