Expertos en rigidez arterial de España y Portugal se reúnen por primera vez en Salamanca

Expertos en rigidez arterial de España y Portugal se reúnen por primera vez en Salamanca

La Red Ibérica de Estructura Arterial, Hemodinámicos Centrales y Neurocognición se reunirá este sábado, 16 de junio, en Salamanca. Casi 40 investigadores de España y Portugal celebran este primer encuentro con el objetivo de poner en marcha investigaciones sobre rigidez arterial, un marcador que predice el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

La Universidad de Salamanca ha sido elegida como la sede de reunión de la red ibérica de investigación en rigidez arterial y neurocognición de la que forman parte expertos de España y Portugal.

La reunión estará presidida por Purificación Galindo Villardón, vicerrectora de Postgrado y Planes Especiales en Ciencias de la Salud; Pedro Guimarães Cunha, profesor de la Universidad de Braga y coordinador de la red; Rogelio González Sarmiento, director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca IBSAL; y Luis García Ortiz, responsable de la Unidad de Investigación de Atención Primaria de La Alamedilla, profesor de la Universidad de Salamanca y organizador de la reunión local.

Este encuentro reunirá por primera vez a los 40 investigadores que conforman la Red Ibérica de Estructura Arterial, Hemodinámicos Centrales y Neurocognición que comenzarán a definir el proyecto de estudio de la salud cardiovascular de la población ibérica. Académicos, científicos y profesionales de la salud forman parte de esta red creada en Braga (Portugal) el pasado mes de noviembre y que afronta ahora el reto de empezar a trabajar de forma operativa. “El principal objetivo de esta reunión es diseñar un proyecto de investigación para definir los valores de referencia de diferentes parámetros de rigidez arterial de la población de la península ibérica”, explica a DiCYT Luis García Ortiz, de la Unidad de Investigación del Centro de Salud La Alamedilla de Salamanca, integrada en el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL).

Conocer más sobre la estructura y las funciones arteriales de la población es clave para la mejora de la salud pública, ya que son aspectos muy relacionados con enfermedades cognitivas, como la demencia, y sobre todo con patologías cardiovasculares. Sin embargo, “los parámetros de referencia no son iguales en todas las poblaciones”.

Ya está demostrado que los asiáticos y los europeos presentan ciertas diferencias cuando se mide, por ejemplo, la velocidad de onda del pulso, uno de los métodos más fiables para determinar la rigidez arterial. Dentro de Europa hay estudios que han tratado de definir los parámetros de referencia para países del centro y del norte, pero probablemente no resultan adecuados para la península ibérica. “La población del sur del continente muere menos de eventos cardiovasculares y en ello influyen los hábitos de vida y los genes”, comenta Luis García.

Por eso, uno de los grandes objetivos de esta red es definir los valores más adecuados para España y Portugal. Por otra parte, las metodologías también son objeto de debate porque en este tipo de investigaciones se suelen incluir pacientes con patologías y no son representativos de una población general, sino que tienen más riesgo. En definitiva, “tenemos que homogeneizar sistemas de medida y acabar de definir los aspectos técnicos del protocolo de investigación”, comenta.

Presentación de iniciativas

Conseguir esos parámetros de referencia es el propósito común de todos los miembros de la red, pero a la vez muchos trabajan en otros proyectos, de manera que esta primera reunión también servirá para presentar los trabajos de cada grupo, crear sinergias y diseñar investigaciones más potentes.

“Nosotros vamos a presentar el proyecto EVA sobre envejecimiento vascular acelerado, que hemos desarrollado con una muestra representativa de la población de Salamanca”, señala el investigador de La Alamedilla. “Puede ser un modelo para extraer valores de referencia, ya hemos realizado las pruebas y ahora estamos analizando los resultados”, añade.

Dentro de estas iniciativas hay algunas de carácter tecnológico, como el desarrollo de un novedoso dispositivo que mide la rigidez arterial y que tendrá que ser validado. En este sentido, los investigadores de Salamanca están en contacto con Microsoft, que también ha diseñado un aparato de medición y podría sumarse a los esfuerzos de la red.

Financiación e intercambios

Otro objetivo de este encuentro será evaluar posibles convocatorias que sirvan para financiar los proyectos de forma conjunta en España y Portugal. Por el momento los investigadores están sacando adelante sus iniciativas gracias a fondos de su país, pero escasea la financiación internacional para estudios mixtos, así que los participantes analizarán las posibilidades que ofrecen instrumentos como Interreg.

La Red Ibérica de Estructura Arterial, Hemodinámica Central y Neurocognición surgió como una iniciativa de Pedro Guimarães Cunha, coordinador de la misma e investigador de la Universidade do Minho, en Braga, y Luis García Ortiz. Tras sus primeros meses de andadura también se propone ahora intercambiar investigadores para compartir experiencias y aprendizajes.

El perfil de los investigadores que la componen es muy variado. Por parte de los profesionales sanitarios, algunos proceden de centros de salud de Atención Primaria, especialmente los españoles, mientras que otros pertenecen a servicios de Medicina Interna y Cardiología de hospitales. Dentro de los académicos, están implicadas varias universidades de los dos países, tanto a través de grupos de investigación relacionados con ciencias de la salud como con otros grupos más técnicos centrados en tecnologías y metodología.

La reunión se celebrará en la Sala de Pinturas del Colegio Arzobispo Fonseca. Aprovechando la celebración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, se ha elegido esta sede para la reunión con el apoyo de la institución académica y del IBSAL. Está previsto que el próximo encuentro de la red tenga lugar en Guimarães (Portugal).

Comentarios