Aumenta el número de personas que recurre al Teléfono de la Esperanza por problemas de soledad

Aumenta el número de personas que recurre al Teléfono de la Esperanza por problemas de soledad

A lo largo de 2017 atendieron 2.050 llamadas telefónicas y alrededor de 250 personas en sus grupos de apoyo

El Teléfono de la Esperanza disfruta de una nueva sede ubicada en el Paseo de San Vicente, 81, en un espacio que estaba abandonado y que, gracias a una inversión de 50.000 euros por parte de la Diputación de Salamanca se ha reformado y cuenta con nuevas instalaciones.

El presidente de La Salina, Javier Iglesias, destacaba la labor de los 37 voluntarios que actualmente llevan a cabo la labor de la organización: “El Teléfono de la Esperanza da una segunda oportunidad a los salmantinos; atienden a personas que no tienen motivos para seguir con su vida, que no tienen esperanza en el futuro. Aquí se les da el mimo, la cercanía y se les escucha para reconducir esa situación”.

La presidenta, María del Carmen Igea, manifestaba que con la nueva sede “las personas van a venir y se van a sentir acogidas, cercanas y con ganas de vivir”. Respecto al perfil de los que recurren a este servicio, detallaba que “es muy heterogéneo en cuanto edades. Las llamadas son de todo tipo, pero sobre todo llaman mucho por soledad”.

Añadía que al principio de su trayectoria llamaban a la organización personas con problemas de todo tipo, como maltratos o drogadicción. Sin embargo, “Salamanca tiene ahora mismo muchas asociaciones”, por lo que los desvían.

Destacaba asimismo el trabajo de los voluntarios, que en 2017 atendieron 2.050 llamadas y a 250 personas en los grupos de apoyo, que potencian la autoestima y la inteligencia emocional. “Somos todos voluntarios, nadie cobra; cobramos pero de otra manera y nuestro sueldo es muy importante y muy grande”. 

Comentarios
Lo más