Salamanca vuelve a rendir culto al Cristo de Cabrera con la tradicional marcha nocturna

Salamanca vuelve a rendir culto al Cristo de Cabrera con la tradicional marcha nocturna

Este 18 de junio se celebra una nueva romería del San Cristo de Cabrera en la dehesa de Las Veguillas, situada en pleno Campo Charro, donde se asienta la ermita santuario dedicada al Santo Cristo, y al que miles de fieles acuden durante todo el año para presentar su respeto y devoción.

El lunes 18 de junio se celebrará la fiesta con varias eucaristías que se iniciarán a las 5.30 h de la madrugada con la Misa de los peregrinos de la Marcha Nocturna, continuarán a las 8.00, 9.00, 10.00, 11,00 y a las 12.00 del mediodía la Misa solemne que suele ser la más concurrida; por la tarde, a las 18.00, 19.00 y 20:00 h.

Durante todo el año se celebran eucaristías en el Santuario de Cabrera, en invierno (de octubre a abril, ambos inclusive), a las 12:30 del mediodía los días festivos y a las 8.45 de la mañana los días laborales. Y los meses de mayo a septiembre (inclusive) los festivos hay misa las 9.00 de la mañana y 19:00 h de la tarde y el resto de día a las 8.45 de la mañana.

Sin embargo, ha sido este domingo cuando se ha celebrado la tradicional Marcha Nocturna al Santuario de Cabrera, en la que participan centenares de fieles que recorren a pie los 33 kilómetros que separan la ciudad de Salamanca de la ermita del Santo Cristo. La salida tuvo lugar a las 21 horas desde la entrada de Calatrava.

Un poco de historia

En el aspecto religioso, la devoción al Cristo de Cabrera comenzó a finales del siglo XVII. Ya desde 1714 empiezan a contabilizarse testamentos de fieles forasteros que dejan donativos para que se les digan misas ante el Santo Cristo. La fiesta principal, la romería del Cristo de Cabrera, desde el siglo XVIII, tiene lugar el 18 de junio, sin saber el motivo.

Los actos de culto, con ligeros cambios, no se han modificado en su conjunto. Concretamente era la misa con sermón a cargo de un gran orador, procesión y ofrenda. La salida de la imagen de la iglesia, por la dificultad que ofrece dadas sus dimensiones, ha sido siempre uno de los momentos más emotivos.

Comentarios