​Marcelino Oreja, nombrado Embajador del VIII Centenario de la USAL

​Marcelino Oreja, nombrado Embajador del VIII Centenario de la USAL

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, ha entregado al exalumno del Estudio salmantino y miembro del Consejo Asesor de Alumni – USAL, Marcelino Oreja Aguirre, el título de Embajador del VIII Centenario.

La mención reconoce la labor de personas no pertenecientes a la comunidad universitaria que realizan labores relevantes en la promoción y organización de actividades relacionadas con la conmemoración de los ocho siglos de historia de la institución académica salmantina.

El exministro, de hecho, ha remarcado “la emoción de volver” tanto a Salamanca como a la Universidad, ya que está “siempre abierto” para venir a la ciudad charra, de la que se encuentra enamorado, como él mismo reconoció, desde que terminase la Licenciatura de Derecho en 1955.

Partícipe del ‘Foro Internacional de Derechos Humanos’

El acto tendrá lugar en el inicio del ‘Foro Internacional de Derechos Humanos’ en el que el propio Oreja participa como ponente. Respecto a dicho tema, el exministro ha participado en una mesa redonda llamada ‘La protección de los Derechos Humanos, un desafío permanente y universal’.

Marcelino Oreja recordó que los temas que se van a tratar son de una actualidad candente, y que el primer precursor de dichos derechos fue Francisco de Vitoria, al que él descubrió en la USAL, una referencia que se ha de llevar “en el interior todos los españoles”, al igual que Salamanca, a la que acude con “mucho gusto” y más aún para participar en un ciclo de conferencias.

El exministro, que ha vivido “en torno al Derecho Internacional” casi toda su vida, aseguró, insistió en la necesidad de seguir mejorando en lo referente a los Derechos Humanos y, especialmente, aplicar una legislación única europea sobre la política migratoria, ya que “es uno de los temas que tienen pendiente las instituciones europeas”.

El jurista cree que la discrepancia existente y “perturbación constante” no debe darse, ya que “hay que respetar mucho a las personas que migran y tenerlas en consideración”, ya que son personas “que se han visto obligadas” a emigrar “porque han tenido hambre y porque han tenido miedo”, por lo que se antoja necesaria “una política común europea en materia de inmigración” que, de encontrarse, serviría para “avanzar mucho”.

Por ello, al descubrir la postura de Pedro Sánchez respecto al barco Aquarius, Marcelino Oreja se sintió reconfortado “porque el Gobierno español diese un paso al frente”, ya que “era lo que había que hacer”. Además, repitió que “esto no puede ser un gesto simple”, sino que tiene que crear jurisprudencia, sobre todo a nivel europeo, para solucionar esos problemas que tratan “una realidad humana”.

Igualmente, Marcelino Oreja esgrimió que “los Derechos Humanos están en la base” de la vida, y que desde Francisco de Vitoria a todos los maestros del Derecho Internacional ellos basaban su visión “en el respeto a la persona”, algo que debe estar entrelazado a la inmigración. Por eso, se debe “dar una respuesta profunda y real”.

Comentarios