Detenidos dos salmantinos en La Rioja por robar las cartas de sus vecinos y comprar teléfonos móviles y otros artículos caros

Detenidos dos salmantinos en La Rioja por robar las cartas de sus vecinos y comprar teléfonos móviles y otros artículos caros

La Guardia Civil de La Rioja ha detenido a un hombre y una mujer, de 46 y 49 años, ambos naturales de Salamanca y vecinos de Haro, como presuntos autores de los delitos de estafa, usurpación de identidad y descubrimiento y revelaciones de secretos, después de que sustrajeran la correspondencia de numerosos buzones en la citada localidad riojana. Fuentes del Instituto Armado afirman que ambas personas poseen un amplio historial delictivo por hechos de características similares. 

Las actuaciones comenzaron el pasado mes de abril, cuando los agentes del Grupo de Investigación de la Guardia Civil en Haro (La Rioja), recibieron un elevado número de denuncias relacionadas con estafas, usurpación de identidades y compras online que los afectados no habían realizado. En todos los hechos, los autores utilizaban los datos personales y bancarios de las víctimas a través de internet, comprando diferentes artículos de alto valor en conocidas páginas web, dando de alta líneas de telefonós móviles y adquiriendo terminales de última generación. Una vez que los agentes constataron que todas las víctimas residían en la misma calle de Haro, se establecieron diferentes dispositivos de vigilancia en la zona que llevaron a la identificación de la pareja, que viven de alquiler en uno de los edificios afectados.

La pareja, en primer lugar, accedía a los portales y sustraía la correspondencia de los buzones. Luego, utilizaban los datos personales de las cartas bancarias y de las empresas de telefonía para dar de alta mediante llamada telefónica u online numerosas líneas de telefonía móvil y compraban teléfonos Iphone; además de aquirir otros artículos de alto valor. Los dos presuntos autores de los hechos solían incluir una dirección errónea a la hora de realizar los pedidos, pero también un número de teléfono de contacto. Cuando los repartidores no localizaban la vivienda, les llamaban y ellos les indicaban un lugar intermedio en el que quedar. 

Según la Guardia Civil, la pareja salmantina habría utilizado de manera fraudulenta los datos personales y bancarios de 22 personas, ascendiendo el valor de lo defraudado a 18.000 euros. Los detenidos, tras pasar a disposición judicial, han quedado en libertad provisional a la espera de juicio.

Comentarios