La víctima de un juicio por amenazas de muerte: "me he cambiado cuatro veces de casa y siempre me encuentra"

La víctima de un juicio por amenazas de muerte: "me he cambiado cuatro veces de casa y siempre me encuentra"

El juicio ha quedado visto para sentencia con la petición del fiscal de once meses de prisión por las amenazas y dos años de alejamiento y comunicación con la víctima

Un joven de 34 años —e interno en la cárcel de Topas— se ha sentado en la mañana de este martes, 26 de junio, en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 2 de la capital salmantina por presuntamente quebrantar la orden de alejamiento que tenía de su expareja y presentarse a pocos metros de su casa —en la que vive con sus padres— para amenazarla de muerte. Tras quedar el juicio visto para sentencia, el Ministerio Fiscal solicita para A.T.M. una pena de once meses de prisión por las amenazas y dos años de alejamiento y comunicación de la víctima.

Los hechos, según recoge el escrito de calificación del fiscal, ocurrieron el 16 y el 17 de enero de 2018, cuando el acusado se presentó en un vehículo Peugeot de color negro ante la vivienda de la víctima, gritando presuntamente amenazas muy graves que fueron escuchadas por la madre de la joven,  en las que llamaba "hija de la gran puta" y le decía "te voy a matar" a su hija. Al día siguiente, según el mismo escrito, la víctima vio otra vez al acusado, que se puso a derrapar con el mismo coche junto a ella y su hermana, pese a la orden de alejamiento que tenía en vigor. Se da la circunstancia que el joven ya fue condenado a finales de 2017 a la prohibición de aproximarse a menos de 250 metros a la víctima.

En su intervención ante la juez, A.T.M. ha admitido que fue detenido en la ciudad el pasado 20 de enero de 2018 por la Policía Local, pese a que tenía en vigor una condena que le impedía estar en Salamanca (por lo que fue enviado a prisión); pero ha negado los hechos por los que se le juzgan, ocurridos el 16 y 17 de enero. "Yo no he estado en la calle Transportistas, ni siquiera estaba en Salamanca. Me encontraba en mi casa de La Vellés, a 20 kilómetros", le ha indicado a la magistrada. El joven ha afirmado que es la víctima "la que me denuncia siempre, esté donde esté y no sé por qué".

Por su parte, la víctima ha relatado el incidente del 17 de enero por el que tuvo que salir corriendo y pedir ayuda a la Policía "ante la agresividad que mostraba con el coche". La joven ha señalado que ha cambiado de vivienda en cuatro ocasiones "y da igual, siempre me encuentra", por lo que la acusación particular ha afirmado con rotundidad que el acusado "está obsesionado con la víctima y muestra un total desprecio por la ley".

La madre de la víctima, que ha comparecido como testigo, ha señalado que su hija se encuentra en tratamiento psiquiátrico debido al acoso y "el maltrato sufrido en la relación" y que reconoció la voz del acusado —aunque no se asomó por la ventana para verle— cuando realizó las amenazas junto a su casa porque "tiene una voz muy peculiar, ronca, que podría reconocer en cualquier lugar con los ojos cerrados".

Comentarios