Iberdrola revisa más de 4.800 kilómetros de líneas eléctricas en Castilla y León para reforzar la seguridad de suministro

Iberdrola revisa más de 4.800 kilómetros de líneas eléctricas en Castilla y León para reforzar la seguridad de suministro

La compañía ha inspeccionado líneas aéreas y subterráneas de muy alta, alta y media tensión de cara a garantizar su fiabilidad y funcionamiento en las mejores condiciones frente a inclemencias meteorológicas. Se han realizado revisiones en 3.700 kilómetros de líneas aéreas, así como en otros 900 kilómetros de líneas subterráneas, a las que se suman análisis termográficos en 30 kilómetros de tendidos y el mantenimiento de pasillos eléctricos a lo largo de 185 kilómetros

Iberdrola, a través de su filial de Distribución, ha revisado más de 4.800 kilómetros de sus líneas eléctricas en Castilla y León durante los seis primeros meses del año con el objetivo de reforzar la seguridad de suministro y seguir mejorando la calidad de servicio.


La compañía ha inspeccionado líneas de muy alta, alta y media tensión para garantizar su fiabilidad y funcionamiento en las mejores condiciones frente a las inclemencias meteorológicas.


Iberdrola ha examinado alrededor de 3.700 kilómetros de líneas aéreas, así como otros 900 kilómetros de líneas subterráneas. Además, ha analizado, mediante el uso de termografía, 30 kilómetros de tendidos y ha realizado labores de poda y mantenimiento de pasillos eléctricos a lo largo de 185 kilómetros.


Las revisiones de las líneas aéreas están orientadas a detectar posibles anomalías en los elementos que componen este tipo de instalaciones: aisladores, conductores, herrajes, apoyos, etcétera, dañados por rayos, arbolado, obras de construcción o edificaciones próximas, entre otras causas.


La compañía ha comprobado por infrarrojos -análisis termográfico- 30 kilómetros de líneas aéreas. Esta acción consiste en el reconocimiento de las infraestructuras eléctricas mediante cámaras termográficas transportadas en helicóptero o por un equipo de operarios a pie. Se mide, así, la temperatura de las instalaciones, lo que permite localizar aquellos puntos que mantienen temperaturas inadecuadamente altas -puntos calientes- para corregirlos y asegurar el suministro ante una posible punta de demanda.


Asimismo, se han realizado trabajos de limpieza de los pasillos por donde discurren las líneas, podando aquellos árboles que presentaban un mayor riesgo de contactar con los tendidos a lo largo de 185 kilómetros de líneas.


La campaña de revisión de líneas eléctricas se enmarca dentro de las labores de mejora de las instalaciones eléctricas de la compañía, con el objetivo de incrementar la calidad y seguridad del suministro de energía. El futuro avanza hacia redes cada vez más inteligentes, fiables y seguras, retos que afronta Iberdrola como compañía líder en innovación para ofrecer un mejor servicio a sus clientes y la sociedad en general.

Lo más