SALMANTINOS POR EL MUNDO

Victoria Valverde, salmantina en Newcastle: El tesón de una psicóloga lejos de casa

Victoria Valverde, salmantina en Newcastle: El tesón de una psicóloga lejos de casa

Esta joven tiene 24 años y lleva dos viviendo en Newcastle, histórica ciudad situada en el Nordeste de Inglaterra. Trabaja como profesora de niños con dificultades de aprendizaje en colegios de educación primaria, aunque no se conforma y sigue preparándose para trabajar como psicóloga clínica

La salmantina Victoria Valverde tiene 24 años y es psicóloga. Reside en la ciudad de Newcastle, en Inglaterra, desde hace casi dos años. Allí es profesora de niños con dificultades de aprendizaje en colegios de educación primaria. "No puedo decir, a diferencia de otros, que vivir en el extranjero siempre fue mi sueño o que era un proyecto en mente desde hace tiempo, porque yo siempre era de las que decía: "no me imagino viviendo fuera, amo demasiado nuestras costumbres". Sin embargo, aquel verano me encontraba ante un futuro bastante incierto en relación a mi carrera profesional", explica la joven. "Hablando desde mi campo y evitando extrapolar al estado general de España, Psicología es una de las carreras menos valoradas en la sanidad pública española con un ratio de 4,3 psicólogos por cada 100.00 habitantes, lejos de la media europea (10 por cada 100.000) . Por lo que fuese cual fuese mi siguiente opción iba a ser una camino largo y duro y para el cual necesitaría estar preparada y tomar las decisiones correctas", cuenta.

Entonces, no vio mejor opción que largarse una temporada al extranjero, "donde podría aprender inglés, conocerme a mí misma y, como no, vivir la experiencia de salir de casa y buscarme un futuro por mi cuenta". Lo empezó a planear a principios de agosto de 2016 y, "barajando mi nivel de inglés y me escasa experiencia laborar, opte por irme de aupair". No tenía en mente marcharsee por más tiempo de lo que dura un curso académico, para después seguir con su formación en España. Pero dos años después, allí sigue. 

"Principalmente he estado en dos colegios, pero trabajo a través de agencia, por lo que cambio dependiendo donde necesiten apoyo para alumnos con estas necesidades. Normalmente me dedico a adaptar el material del resto de la clase a niños con otras habilidades de aprendizaje, mas visuales o interactivas. Es un trabajo bastante satisfactorio si tengo la oportunidad de estar en el colegio el tiempo necesario para ver el progreso. Hasta día de hoy he tenido suerte, pero aun así es un trabajo muy inestable dado que no tengo asegurado que vaya a trabajar cada día, por lo que sigo buscando mi sitio", cuenta. 

"Actualmente estoy buscando trabajo de Assistant Psychologist lo cual requiere más tiempo para la preparación de cartas de presentación adaptadas a cada oferta de trabajo y la preparación de las entrevistas además de la inmensa competencia en un campo tan poco explotado como la psicología clínica", explica a SALAMANCA24HORAS. Victoria vive en Gateshead, una población unida a Newcastle por siete puentes. Antes vivió en Darlington y en Jarrow cuando trabajaba de aupair.

"Los primeros días fueron difíciles, nunca se me ha dado bien el inglés y el hándicap del idioma no ayudo a sobrellevar tantas novedades. Al principio no eres consciente, tienes un subidón de adrenalina con tantos nuevos estímulos. No es broma, creo que estas concentrado en sobrevivir. Pero a los pocos días, cuando ya te has establecido, todo viene de golpe. No paras de preguntarte qué haces allí, con gente que no conoces ni entiendes y haciendo algo que no está relacionado con lo que estudiaste. Pero luego cobra sentido, te das cuenta que este tipo de aprendizajes son igual de necesarios o más que los que aprendemos en los libros", afirma con rotundidad. 

"Creo que nuestra generación ha estado obligada a despertar de golpe. Nos han tenido tan marcadito el camino que cuando acabamos la carrera no sabemos ni siquiera lo que es tomar decisiones. La educación debería estar guiada pero no preestablecida, porque a esto es a lo que te enfrentas cuando decides buscar tu propio camino. Te han enseñado a cómo memorizar información, pero no a cómo elegir, decidir o gestionar tu vida", explica Victoria. 

La salmantina se ha adaptado a Newcastle y ve lejano el momento de regresar a España. A Salamanca, eso sí, imposible. "No me veo viviendo allí de nuevo, creo que aproveché Salamanca todo lo que pude, pero ella siempre será el lugar al que volver cuando necesite fuerzas. Ya tengo mi vida aquí podría decir que ahora es cuando más estoy disfrutando de mi estancia aquí. Aun me queda mucho camino, y aunque esta experiencia me ha enseñado que no sabes lo que te deparará el destino, aún tengo mucho que exprimir. Mi círculo social está aquí y espero que también mi desarrollo profesional. No descarto en unos años volver a España si las condiciones laborales para mí y mi pareja son favorables, pero eso sólo lo puede decir el tiempo", finaliza la joven.  

Victoria 1

Comentarios
Lo más