"La mejor solución para el calor es que acaben el nuevo Hospital cuanto antes"

"La mejor solución para el calor es que acaben el nuevo Hospital cuanto antes"

Muebles viejos y roídos, sofás en los que se han sentado demasiado, sistemas de aire acondicionado que parecen del siglo pasado... la lista es muy larga en un Hospital que languidece debido a la inevitable obsolescencia

Las últimas semanas de julio y agosto no han dado tregua y las altas temperaturas están causando estragos en el Complejo Asistencial de Salamanca. La ola de calor padecida hace unos días ha venido generando importantes quejas debido a las altas temperaturas que se registran en los hospitales de la ciudad. Las críticas van dirigidas principalmente al obsoleto sistema de climatización del Clínico y del Virgen de la Vega, que no cubre todas las instalaciones ni las diferentes plantas, creando importantes desequilibros de temperatura que sufren pacientes, familiares y, por supuesto, trabajadores sanitarios.

Debido a la edad que tiene el Hospital, existen zonas muy mal acondicionadas en las que no se pueden acometer reparaciones porque las obras del nuevo Hospital están consumiedo todos los recursos. Sin embargo, las quejas van más allá del calor que hace, porque mientras el gigantesco edificio emerge, el achacoso Clínico se mantiene aletargado, esperando la extremaunción mientras su interior se degrada a pasos agigantados debido a la inevitable obsolescencia.

Sólo hay que ver algunas imágenes que pacientes y familiares hastiados han hecho llegar a SALAMANCA24HORAS para hacerse una idea del problema. Muebles viejos y roídos, sofás en los que se han sentado demasiado, sistemas de aire acondicionado que parecen del siglo pasado... la lista es muy larga. "Es una pena y un grave problema, porque por estos dos edificios pasa muchísima gente, gente que la mayoría no desea estar ahí, porque sufre alguna dolencia, y el lugar no invita al reposo. No es cómodo, no ayuda a hacer de la convalecencia un periodo optimista, y eso que los trabajadores lo dan todo e intentan que los pacientes y los familiares pasemos el mal trago de la mejor forma posible, pero hace años que este lugar, en cuanto a sus instalaciones, languidece", afirma un salmantino, que prefiere mantenerse en el anonimato porque está pasando el verano en el Clínico, atendiendo a un familiar.

Volviendo al calor, el problema no es nuevo. Ya el verano pasado se denunció que incluso alguna enfermera había sufrido una lipotimia porque las altas temperaturas obligaban a trabajar al límite de las fuerzas. Caminar por los pasillos del Clínico permite comprobar cómo las puertas de despachos y habitaciones se encuentran abiertas de par en par, al igual que muchas ventanas, con el fin de generar hipotéticas corrientes de aire en las horas en las que el sol más castiga. Mientras tanto, los trabajadores han hecho del agua fría su mejor aliado y muchos familiares de pacientes han recurrido a llevarse el ventilador de casa, pero sanidad desaconseja su uso porque pueden difundir bacterias.

¿La solución, entonces? la respuesta es unánime: "que acaben el nuevo Hospital cuanto antes para que este sea el último verano así". El final de las obras es una obsesión para todos los salmantinos.

Hospital 2

Comentarios
Lo más