​El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca denuncia ante la CHD la intervención en las márgenes del río Tormes en Tejares y Chamberí

​El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca denuncia ante la CHD la intervención en las márgenes del río Tormes en Tejares y Chamberí

Según explican desde la agrupación, el proyecto que está realizando el Ayuntamiento en dichos lugares para limpiar y adecuar las zonas está destruyendo una capa vegetal superior a la prevista y se están provocando daños en la vegetación

El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha denunciado ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) la intervención que está realizando el Ayuntamiento en las márgenes del río Tormes en las zonas de Tejares y Chamberí con motivo del proyecto ‘De uso recreativo – actividades turísticas y recreativas – en la pesquera de Tejares’.

Así, según informan en un comunicado, ese proyecto describía las obras que han de acometerse, como la limpieza y adecuación de los márgenes desde el azud hasta el puente de la Universidad, desbrozando la maleza y despejando zonas a adecentar como el acceso al futuro pantalán y mirador.

Sin embargo, también explican que estas obras se han realizado con una máquina de grandes dimensiones en una zona superior a la prevista, por lo que ha provocado varios efectos que, según ellos, no estaban documentados, como es la “destrucción de la capa vegetal en un área de unos 30.000 metros cuadrados cuando en el documento ambiental se prevé que sean solamente unos 8.000 metros cuadrados”.

Igualmente, el Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca asevera que se ha producido el “despeje y desbroce de vegetación herbácea sin selección de especies y con efecto de eliminación total” además de provocar “daños al realizar la entresaca de vegetación arbórea, arbustiva, y en raíces, troncos y ramas del arbolado maduro”.

Asimismo, estas obras han llevado a cabo un “ensanchamiento del camino natural de la ribera, arrancando la vegetación existente a ambos márgenes. Si antes era de un metro, se ha pasado a un mínimo de 4 metros” y se ha realizado una “modificación de la terraza fluvial, aplanándola, igualándola y elevación de la cota con lo que, en caso de inundación, el riesgo de daños puede ser considerablemente mayor por reducción de la zona inundable”.


Según detalla la asociación, “el Documento Ambiental de este proyecto tiene 5 medidas correctoras para que el impacto de las obras sea mínimo” y explican que la última de ellas señala expresamente que las operaciones de limpieza, desbroces, saneamiento de arbolado y revegetación se realizarán básicamente a mano, para evitar los mayores daños y molestias que implica la maquinaria y siempre fuera del período de cría de la fauna más significativa”, algo que según ellos no se ha llevado a cabo, tomando fotografías de los trabajos para la denuncia.

Por último, afirman no entender “que para crear una zona recreativa en las márgenes del río Tormes haya que dañar la naturaleza talando una extraordinaria vegetación natural y sustituyéndola, sólo parcialmente, por otra replantada artificialmente a lo largo de tres kilómetros de ribera en ambas márgenes”, por lo que consideran que se ha empezado mal con el plan Tormes+.

Comentarios
Lo más