SALMANTINOS POR EL MUNDO

​David Hernández, salmantino en Galway: “Hay bastante diferencia en el nivel de vida en comparación con Salamanca”

​David Hernández, salmantino en Galway: “Hay bastante diferencia en el nivel de vida en comparación con Salamanca”

De la ciudad irlandesa, en la que lleva cuatro meses, destaca la facilidad para encontrar un trabajo con condiciones dignas, y asegura que no echa de menos su ciudad natal, ya que “necesitaba salir”

David Hernández, que está cerca de cumplir los 23 años (lo hará el mes que viene), marchó desde Salamanca, su lugar de origen, hasta Galway (Irlanda) el pasado 18 de abril.

Explica de manera clara y concisa por qué decidió emprender esta aventura: “No tenía gran cosa en Salamanca y se me acababa el contrato, por lo que decidí cambiar de aires”, también mediando motivos personales de por medio.

Eligió esa ciudad porque “tenía un par de amigos aquí, y ya que me iba de Salamanca, pues aprovechaba también para irme con amigos”. Una aventura que gracias a esas relaciones y a un conocimiento previo del inglés (“lo estudié en el instituto”) le resultó más fácil, si bien también ha aprovechado “para aprender un poco más (el idioma) y mejorarlo”.

“La adaptación es plena y estamos bastante estabilizados”

Los primeros días los recuerda como “un poco de vacaciones”, ya que tenía alojamiento, una de las habitaciones donde vivía uno de sus amigos. “Me lo dieron todo hecho, como quien dice; lo único que tuve que buscarme fue el trabajo”, algo que en Galway “es fácil”, por lo que no tardó en firmar su primer contrato.

Su actual labor consiste en montar discos duros en una cadena de montaje, una labor en la que está “bastante a gusto, mejor que en Salamanca”, porque gana “el doble de dinero” y trabaja “casi la mitad”. Unas condiciones de las que tenía constancia y por las que no dudó ni un momento en coger un avión y abandonar su ciudad natal.

Después de cuatro meses, “la adaptación es plena y estamos bastante estabilizados, así que todo guay”, asegura David. Su día a día es como el de cualquier trabajador: se levanta para ir a la fábrica y después retorna a su hogar, donde vive con todos sus amigos, por lo que aprovechan para hacer vida conjunta, ya sea “yendo al centro a tomar alguna cerveza, saliendo de fiesta o haciendo alguna ruta”.

Los fines de semana los aprovecha para descansar y para salir, puesto que el ambiente de Galway es muy bueno, algo que también le agrada del lugar.

“Encontrar trabajo es fácil”

“Hay bastante diferencia en el nivel de vida en comparación con Salamanca”, asevera David, ya que en Galway los salarios son más alto, por lo que “creo que la gente vive más a gusto” y no tiene tanto apuro económico.

Además, no hay problema de empleo (“encontrar trabajo es fácil, yo tardé tres días”), por lo que cambiar de profesión no se antoja difícil, especialmente si no se necesita cualificación para ello. De hecho, contó su experiencia a más amigos, que también decidieron emprender la aventura “y han tardado un día en encontrar trabajo”.

De hecho, su primer trabajo consistió en “limpiar habitaciones en un hotel, algo que es rápido y se encuentra fácil”, pero siguió buscando y encontró su empleo actual, con mejores condiciones, “que cuesta un poco más pero no es muy complicado”.

“Ni mejor, ni peor que Salamanca, simplemente diferente”

Sobre si Galway es mejor ni peor que Salamanca, David afirma que no es “ni mejor, ni peor, simplemente diferente”. Lo único que “como llevaba toda la vida en Salamanca, necesitaba un cambio de aires y salir un poco del hoyo”.

Es por ello que no echa de menos Salamanca, aunque “sí que volveré ahora de vacaciones” y aprovechará para hacer unas gestiones, pero no tiene intención de volver a instalarse en su ciudad natal a corto plazo, ya que “aquí estoy muy a gusto”. “Algún día, quién sabe, si volveré, pero de momento no entra en mis planes”, sentencia.

David tampoco quiere aventurarse en sus ideas de futuro. Sabe que estará “una temporadita” en Galway, aunque no descarta irse un año a Australia “a viajar, trabajar y ganar algo de pasta”, pero sus únicos de futuro por el momento son “viajar, buscarme la vida y ser feliz”. Una reflexión que comparte con todo el mundo. 

Comentarios
Lo más